JORNADA
Paro en la CNS, un gran perjuicio para asegurados

Imprimir Enviar
martes 10, enero 2017

Los trabajadores de la Caja Nacional de Salud ingresan hoy en un paro de 72 horas, después que el pasado año efectuaron medidas de esta naturaleza de 24 y 48 horas, con grave perjuicio para miles de asegurados a esa entidad la que, lamentablemente, no cumple con sus obligaciones de atender a los trabajadores en forma eficiente en sus diferentes nosocomios en el territorio nacional.

Esta medida de fuerza es una reiteración del rechazo a la designación de su Gerente general, quien en lugar de ser un médico o un salubrista con la suficiente capacidad y formación en el rubro, es un ingeniero comercial.

Al parecer la simpatía o la militancia política prevalecen sobre la meritocracia, la profesionalidad y la formación en las diferentes carreras universitarias, como acontece actualmente, y que se repite en diferentes empresas e instituciones del Estado, en las que ese error ha ocasionado desastres e, incluso, quiebras como ha acontecido con la textilera estatal, o crisis en los servicios y en los derechos humanos, como el caso de la empresa estatal encargada de la distribución de agua potable en la ciudad de La Paz.

Evidentemente la Caja Nacional de Salud precisa de una profunda restructuración para que deje de ser un botín político o sindical, y se convierta realmente en una institución de servicio en favor de quienes aportan para que se atienda su salud, lo que se ha solicitado reiteradamente en el tiempo.

Pero a esta medida se debe acompañar con la construcción y equipamiento de hospitales de tercer nivel, lo que infelizmente no se ha hecho durante años, ocasionando que los nosocomios actuales se encuentren hacinados y colapsen en su atención a los pacientes, que tienen que esperar en los pasillos la atención a una emergencia o la internación para la atención de su salud.

No existen médicos suficientes así como enfermeras, queriéndose, además, disponer que la atención de la Caja sea para todos, incluso para los no aportantes, dentro de una política de universalización de la atención a la salud del pueblo, paso que sería encomiable si es que el gobierno central dispusiera más fondos para esa realidad, además que contribuya efectivamente a la infraestructura y al equipamiento de los nosocomios.

Los asegurados se encuentran alarmados y molestos por las medidas sindicales, pero, también, se encuentran alarmados que una institución que debe estar a su servicio no solamente esté en peligro de colapsar su atención en hospitales y otros centros de salud, sino de la propia Caja, evaporándose los aportes de los trabajadores que tienen que sufrir un "vía crucis" constante cuando enferman o cuando precisan de atenciones quirúrgicas, cuando no existen medicamentos y menos equipos de última generación.

Nos preguntamos hasta cuándo se olvidarán de la salud del pueblo y se dejará de improvisar en la nominación de sus autoridades.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487