JORNADA
Ley de la Coca

Imprimir Enviar
jueves 2, marzo 2017

El tema del narcotráfico en nuestro país y en el mismo planeta, ha sido y es un problema que afecta a las economías, a la salud, a la seguridad, y a la misma democracia, considerando que, a través de este ilícito, incluso, se financian a políticos, a los poderes de los Estados, así como es causante de guerras y de crímenes de lesa humanidad.

No necesitamos ejemplos de la historia, sino que éstos se encuentran todos los días en las noticias de los medios de comunicación, como es México donde los cárteles de la droga victimizan a cientos de ciudadanos, así como en el Brasil, en Colombia con el financiamiento a las guerrillas, etc.

Todos estos ejemplos nos deben llamar la atención, cuando hace pocos días la Asamblea Legislativa Plurinacional sancionó la Ley de la Coca, por medio de la cual se aprueban como zonas legales para la producción de ese arbusto 22.000 hectáreas, 7.700 en el Chapare y 14.300 en los Yungas paceños.

No conocemos el resultado de los estudios justificativos que se hayan hecho para llegar a esta extensión de territorio para cultivar la coca, que debería ser una de las premisas, estableciéndose fehacientemente sobre el incremento o decremento del pijcheo o masticación, que es una práctica tradicional de los bolivianos; si es que existe industrialización y cuáles son los productos y el mercado que han obtenido.

Al parecer simplemente se han realizado proyecciones, se ha utilizado la percepción y los sentimientos, para acceder que la coca del trópico cochabambino sea legal, la que antes, en la Ley 1008, era considerada de transición y su final era la erradicación.

Existen estudios de las Naciones Unidas, de la Unión Europea y el propio gobierno que derivan en que el uso tradicional no debería exceder a las 14.000 hectáreas, los que, al parecer, no han sido tomados en cuenta.

En las últimas horas, políticos, intelectuales y otros estamentos, han manifestado su alarma ante la aprobación de esa Ley y el riesgo que la misma cause problemas a nivel internacional, y ante los calificativos que puedan surgir de un posible alentamiento de la producción de la materia prima de la cocaína.

El régimen ha anunciado que reclamará a una empresa francesa de juegos, por cuanto en uno ellos, que pondrá en circulación próximamente, hace aparecer a Bolivia como un narco-estado, calificativo repudiable que, lo esperamos, no sea posteriormente la consecuencia de la Ley de la Coca.

Debemos entender que este gobierno logró la despenalización de la hoja de coca para el pijcheo ante las Naciones Unidas, en la que se reconoció esa práctica ancestral, pero solamente para Bolivia y no para otros países y, por lo tanto, ninguno de ellos es mercado para la coca no tampoco para los productos derivados en el camino de su industrialización.

Esperemos que, en los próximos días, los organismos internacionales de lucha contra el narcotráfico se pronuncien respecto a este tema, alentando que su veredicto no sea duro o severo y que se acepte esa extensión territorial para la coca, a condición de un mejor control y la estricta penalización para los excedentes y para el mismo narcotráfico.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487