JORNADA
La mujer, base fundamental de la sociedad

Imprimir Enviar
miércoles 8, marzo 2017

Al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, instituido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las damas bolivianas se unieron al paro internacional de mujeres, que de manera simultánea se cumplirá hoy, como una medida orientada a interpelar a gobernantes del mundo y a la sociedad en busca de motivar a la toma de conciencia sobre la necesidad de poner fin a la desigualdad de género.

Según la ONG, Plan Internacional, Latinoamérica tiene estadísticas "alarmantes", ya que el 23 por ciento de las adolescentes de entre 15 y 17 años no acude a la escuela. Además, es la única región del mundo donde los embarazos y nacimientos en niñas menores de 15 años están en aumento, "la gran mayoría de los cuales como resultado de violencia sexual y coerción", explicó la organización.

Felizmente, las mujeres ya en la actualidad están empeñadas en la búsqueda de su desarrollo integral como persona. En algunos países es un día de fiesta nacional y en otros se recuerda como una fecha reconocida por la Organización de Naciones Unidas (ONU), para fortalecer los avances en los derechos femeninos.

Originalmente surgió como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, recordando que el 8 de marzo de 1908, murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.

En Bolivia, durante los últimos años se lo lograron avances sociales que tienen que ver con la comprensión de una injusta realidad, pero todavía falta mucho por hacer hasta alcanzar una mayor participación de la mujer en el poder político, en la administración empresarial, en los niveles académicos y los beneficios directos a su condición de mujer y en el pleno reconocimiento de igualdad en el campo laboral. Según las proyecciones estadísticas, la población boliviana ya tiene algo más de cinco millones de mujeres, lo que las convierte un poder real que está impulsado los cambios en el país a la hora de acudir a las urnas. La nueva Constitución Política del Estado protege a la mujer y le garantiza sus derechos, pero los enunciados no pueden todavía vencer una realidad en la que las condiciones objetivas limitan las posibilidades de desarrollo pleno de la mujer.

Asimismo, diversos estudios coinciden en que la mujer se ha convertido en parte fundamental del sostén de la economía familiar, especialmente en los sectores más deprimidos de la sociedad, pero además es la columna vertebral de la unidad familiar, la educación de los hijos y la motivación.

Mientras tanto, la mortalidad materna en Bolivia, es una de las más altas del mundo. En las áreas rurales e indígenas la cifra es mucho más elevada. En algunos lugares del altiplano rural la tasa de mortalidad materna es de 887 por cada 100.000 nacidos vivos, según un informe de UNICEF.

En el plano internacional, el creciente movimiento de organizaciones activistas de la mujer, ha logrado hacer reflexionar a todos sobre los avances conseguidos, y a solidarizarse con cambios fundamentales que ya en el plano político adquieren presencia efectiva. El porcentaje mundial de mujeres en los parlamentos nacionales aumentó del 22,6 % en 2015 al 23,3 % en 2016, según un informe de la Unión Interparlamentaria (UPI) publicado ayer, que revela además que el número creció 6,5 puntos porcentuales en la última década.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487