JORNADA
Se pierden los glaciales andinos

Imprimir Enviar
lunes 3, abril 2017

El deterioro ambiental y sus derivaciones en el calentamiento global y el cambio climático, ya han ocasionado severos daños a la naturaleza, la mayoría irreversibles, y Bolivia, desgraciadamente, recibe los impactos más negativos sin que las autoridades tomen consciencia de la realidad y concentren esfuerzos con la comunidad internacional para salvar lo que queda. Lamentablemente, lejos de proteger el medio ambiente se desarrollan proyectos poco amigables con la naturaleza, en franca contravención a la Constitución Política del Estado.

Un alarmante informe fue difundido hace poco por diferentes medios de comunicación que señalan que el 63 % del área glacial de la cordillera de los Andes, que abarcan partes de Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador y Bolivia, se ha perdido en los últimos 50 años. La información está contenida en las conclusiones del programa "Monitoreo de glaciales tropicales andinos en un contexto de cambio climático", que fue financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El proyecto estudió las regiones la Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, de Carihuayrazo, Cotopaxi y Chimborazo en Ecuador, la Cordillera Central en Perú y el glaciar Ulla Khaya en la Cordillera Apolobamba, en Bolivia. El objetivo de la iniciativa fue consolidar una de las redes de monitoreo, reporte y verificación de actividad glacial "más importantes a escala global" con el fin de documentar el proceso de retroceso que han tenido las cumbres heladas debido al cambio climático en los cuatro países incluidos en el proyecto. Las entidades que participaron en el programa fueron la ONG Conservación Internacional de Colombia, el Ideam, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia, el Instituto Nacional de Meteorología en Hidrología de Ecuador (Inamhi) y la Autoridad Nacional del Agua de Perú (ANA).

Otro informe difundido por Euronews, señala que desde los años 70, los glaciares de los Andes Tropicales se redujeron entre un 30% y 50%.

Una tendencia alarmante, si se considera que esos glaciares son la principal fuente de agua potable para millones de habitantes de la región. Según un reciente Informe sobre el Cambio Climático, para el año 2030, la mayoría de los glaciares de la Cordillera Real boliviana habrán desaparecido; el mítico Lago Titicaca se habrá reducido y dividido en tres partes; y la escasez de agua mermará el crecimiento poblacional.

Cada año desde 1970, los glaciares menores pierden 1,3 cm de su capa de hielo. El fenómeno es evidente en todos los Andes Tropicales, y particularmente pronunciado en los glaciares más pequeños, ubicados a menor altitud.

Ya el año 2012 se alertó de estos riesgos con el estudio Glacier Recession and Water Resources in Perú, Cordillera Blanca (Retroceso de glaciares y recursos hídricos en la cordillera Blanca de Perú), publicado el 22 de diciembre en la revista británica Journal of Glaciology. En se mismo año se decía que los glaciares tropicales andinos están en rápido declive. Perdieron entre 30 y 50 por ciento de sus hielos, según el Institut de Recherche pour le Développement (IRD, Instituto de Investigación para el Desarrollo de Francia). Buena parte de esa pérdida se registra desde 1976, según el IRD, y es atribuible al aumento de las temperaturas a consecuencia del cambio climático. En Bolivia, el glaciar Chacaltaya desapareció en 2009.

El rápido deshielo genera varios problemas graves tanto para la gente que habita las zonas montañosas que reciben agua potable desde sus vertientes, como a nivel global, porque los Andes tienen más del 95% de los glaciares tropicales del mundo. Su pérdida implica, por una parte, que se está acabando un valioso recurso hídrico que contribuye al clima general, y por otra los riesgos para las poblaciones aledañas.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487