JORNADA
La niñez y el futuro nacional

Imprimir Enviar
miércoles 12, abril 2017

Hoy en Bolivia, y varios otros países, se celebra el Día Internacional del Niño, instituido por la Organización de Naciones Unidas (ONU) la Organización de Estados Americanos (OEA) y la iniciativa de varios gobiernos e instituciones humanitarias. La iniciativa se lanzó en 1923 por la ONG Save of the Children (Salva a los niños). Posteriormente, la Organización de Estados Americanos (OEA) y Unicef, el 12 de abril de 1952, redactaron la Declaración de Principios Universales del Niño. En 1954, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos estatales que celebraran dicho día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente. Algunos países celebran en noviembre, otros en julio y la mayoría, el 12 de abril.

En nuestro país existe abundantes normas legales y disposiciones dirigidas a proteger a la niñez, lamentablemente la capacidad del Estado y de las instituciones para hacer cumplir la legislación es deficiente. Una de las últimas disposiciones legales es el "Código Niño, Niña y Adolescente", que está en vigencia desde agosto de 2014; constituye un compendio que da marco a las garantías y derechos a la niñez, y compromete al Estado, a sus instituciones y a la sociedad a desarrollar políticas de protección. Lamentablemente, pese a las normativas, algunas drásticas, persiste el abuso a la niñez, y poco cambia la falta de medios que brinden salud preventiva y atención especializada; a ello se suman la falsedad del sistema gratuito de educación; el abandono y hasta muevas formas de agresión y discriminación como el "bullyng"; el trabajo esclavo, la trata de niñas y niños y adolescentes, son lacras que amenazas a la niñez.

Además, la pobreza que obliga a los niños a trabajar. A falta de estadísticas oficiales confiables, apelamos a Unicef, que considera que en Bolivia el 11% de los niños y niñas entre 5 y 13 años trabaja. La participación de las niñas en el trabajo doméstico es mayor al de los niños (83% y 77% respectivamente). Han sido muchas las iniciativas para prohibir el trabajo infantil, pero la realidad se impone por la pobreza que existe en el país, que obliga a que todos los miembros de una familia tengan que aportar al sostenimiento del núcleo hogareño.

Frente a esa realidad la necesidad imperiosa de erradicar el trabajo infantil es una tarea cada vez más difícil, si se toma en cuenta que el gobierno determinó, en el mismo código, que los niños de 10 años ya pueden realizar actividad laboral, situación que contradice el Convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que la fija en 15 años como la edad mínima con posibilidad a reducirse a los 14 años.

Los esfuerzos que hasta ahora se han realizado en el país con la creación de normas legales para la protección de la niñez y adolescencia, los estímulos mediante bonos y otras iniciativas, todavía chocan contra una incapacidad para hacer realidad las buenas intenciones, quedando la esperanza porque toda la ciudadanía y las instituciones fortalezcan los esfuerzos para que este sector de la comunidad logre bases sólidas mediante un mejor sistema educativo, protección a su salud y mejores condiciones de vida, para desenvolverse y prepararse convenientemente, ya que en suma, es lo que el país deja como cimiente para el futuro.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487