JORNADA
Respeto a Derechos de la Madre Tierra

Imprimir Enviar
jueves 3, agosto 2017

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Washington publicado en la revista británica Nature, son mínimas las posibilidades de que se reduzca la temperatura del planeta en 1,5 grados centígrados, que fue el objetivo que se había propuesto en el Acuerdo de París en 2015, por 195 países que firmaron y confirmaron su compromiso, entre ellos Bolivia. Lamentablemente poco se hace para alcanzar esa meta que se convierte en una aspiración, no solamente por la reticencia de algunos países, sino porque el compromiso -que debería ser de todos- es vulnerado recurrentemente, mientras se lanzan discursos demagógicos en defensa de la madre tierra y la naturaleza.

Bolivia, que tuvo la iniciativa y logró que la Organización de Naciones Unidas (ONU) apruebe los Derechos de la Madre Tierra, desgraciadamente es uno de los países que no solamente incumple el Acuerdo, sino se esfuerza en atacar los bosques y selvas en busca de hidrocarburos, o abriendo caminos por zonas declaradas como reserva natural protegida, y hasta atacando a las organizaciones ambientalistas. Se ha llegado al extremo de pretender anular la condición de intangibilidad del TIPNIS, medida que protege a las reservas naturales contra la depredación.

Como si eso fuese poco, en lo que va del año se registran más de nueve mil quemas forestales (focos de calor) en todo el país, siendo Santa Cruz, Beni y La Paz los departamentos más afectados, según el reporte del Ministerio de Medio Ambiente. El registro muestra que los focos de calor comenzaron a subir desde mayo, mes en el que se registraron 425 quemas; en junio, 1.730; y en este mes, 6.984. Lo peor es que en lugar de prohibirse los llamados "chaqueos" y quemas para habilitar tierras de cultivo, la Autoridad de Fiscalización y Control de Bosques y Tierras (ABT) solamente controla que las quemas cumplan las normas y medidas vigentes, esto es evitar el descontrol, no encender cuando hay vientos que aviven las llamas y otros paliativos que casi nunca se cumplen, y que solamente generan preocupación cuando los incendios son de gran magnitud.

No se comprende el riesgo que vive el planeta ni afligen las consecuencias de estos actos irresponsables sobre las regiones como los llanos orientales bolivianos, que no solamente sufrirán efectos a largo plazo, sino que en este momento se están padeciendo y agudizando efectos negativos con el cambio climático. Los llamados de los ambientalistas son combatidos, se incumplen los acuerdos internacionales y se desoyen las llamadas de alerta de los científicos. El informe de la revista británica Nature al que hacíamos referencia, señala que la Tierra se calentará más de 2 grados centígrados este siglo. Según la investigación, tan solo hay un 5 por ciento de probabilidad de que la Tierra se caliente por debajo de los 2 grados y un 1 por ciento de que se reduzca la temperatura en 1,5 grados centígrados, el objetivo marcado en el Acuerdo de París.

De todas maneras, cumplir la meta de reducir el calentamiento global "es factible" si se logra realizar "un esfuerzo importante y sostenido durante los próximos 80 años". Para ello tiene que darse un compromiso político efectivo, que no termine con la firma de documentos, sino con un seguimiento y evaluación de los esfuerzos realizados, para que se apliquen sanciones a los países infractores.

Uno de los autores del análisis, Dargan Frierson, resaltó que "los daños causados por el calor, la sequía, el clima extremo y el aumento del nivel del mar serán mucho más graves si la temperatura aumenta más de 2 grados". Una de las grandes sorpresas del estudio fue que el aumento de la población tiene un impacto inferior de lo esperado en el cambio climático, ya que este crecimiento se dará principalmente en África, que utiliza muy pocos combustibles fósiles. En otro estudio de la Universidad de Colorado en Boulder, publicado también en la revista Nature, se señala que de mantener el ritmo de emisiones en los próximos 15 años, lo más probable es que el aumento de la temperatura sea de 3 grados.

Ya para nadie es desconocido que el cambio climático está ocasionando daños irreversibles. En nuestro medio no solamente son las inundaciones o sequías, fenómenos naturales que han existido siempre, sino que los efectos son cada vez más notorios al cambiar el ritmo de las estaciones de calor y de lluvias que dislocan las tradicionales épocas de preparación de la tierra y siembra, además de haberse intensificado las temperaturas extremas.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487