JORNADA
Sostener el desarrollo

Imprimir Enviar
viernes 11, agosto 2017

Bolivia ha logrado en la última década aumentar algo en los indicadores de desarrollo humano, hecho que representa una mejora en algunos aspectos de la vida de los ciudadanos. El gobierno central así como las gobernaciones y municipios tienen que adoptar previsiones que hagan posible que se siga avanzando. Es necesario tomar previsiones para vencer los riesgos que se avecinan por la caída de los precios de las materias primas. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (PNUD) elabora el Índice de Desarrollo Humano (IDH), que es una medida sinóptica del desarrollo de la población de un país, y sus datos dan cuenta de algún avance de nuestro país.

Esta medición considera los adelantos promedio en tres aspectos básicos: una vida saludable, medida por la esperanza de vida al nacer, conocimientos, medidos por la tasa de alfabetización de adultos y la combinación de las tasas brutas de matriculación primaria, secundaria y superior; y finalmente, el ingreso nacional per cápita, que refleja la posibilidad de acceder a un estándar de vida digno.

El hecho objetivo es que se trata de cálculos difícilmente comprobables en la realidad debido a una serie de factores, entre ellos, que los datos sobre los que trabajan los organismos internacionales para medir el IDH, son proporcionados por los gobiernos, y muchas veces, las estadísticas son manejadas sin el menor apego a la realidad, primando más los criterios políticos. Por ello, se recomienda que cada persona valore su entorno familiar y social, que ofrece interesantes y prácticos datos para formarse un juicio propio.

Pero oficialmente, el último IDH reconoce que gracias a las políticas sociales de los gobiernos de América Latina, en la década pasada 72 millones de personas salieron de la pobreza y 94 millones entraron a la clase media en toda la región. Sin embargo, entre 2015 y 2016 aumentó el número absoluto de pobres por primera vez en 10 años. Es una mala señal que hace que Latinoamérica sufra un período de retracción económica y aumento del desempleo que amenaza algunos de los logros alcanzados en materia de bienestar.

Los datos sobre Bolivia señalan que avanzó una posición en el ranking internacional de desarrollo humano según el PNUD. En el último ranking, publicado en el Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2016, nuestro país ocupa el puesto 118, figurando en el grupo de países que cuentan con un desarrollo humano medio, debido principalmente por el aumento en el ingreso nacional per cápita.

El valor del IDH para Bolivia es de 0,674. Para su medición toma valores entre cero y uno. Cuanto más cercano a uno sea este valor, más desarrollado es el país. Respecto a América Latina, Bolivia ocupa una posición superior solamente a la de Nicaragua, Guatemala y Honduras, ubicados en los puestos 124,125 y 130 respectivamente. Chile se encuentra liderando la región en el puesto 38, seguido de Argentina, en el puesto 45.

La esperanza de vida al nacer en Bolivia durante la última década (2005-2015) incrementó de 63,5 a 68,7 años. Pero según el mensaje a la nación emitido por el presidente Evo Morales el pasado 6 de agosto, hasta el 2005 la esperanza de vida de los bolivianos era de 64 años, ahora es de 72 años. En el caso de los hombres, la edad límite era 62 y ahora ascendió a 69 años, mientras que en el caso de las mujeres la esperanza de vida era de 66 años y en la actualidad es de 75 años de edad. Volviendo a los datos del PNUD, los años promedio de escolarización, que en 2005 eran de 7,0 subieron a 8,2 en 2015. Finalmente, el ingreso nacional per cápita de Bolivia aumento de 4.549 PPA$ (paridad de poder adquisitivo) el año 2005 a 6.155 PPA$ el año 2015, manteniendo una tendencia al crecimiento.

El problema central de nuestro país es mantener este desarrollo, y para ello es necesario que se adopten políticas responsables. Para nadie es un secreto que el progreso alcanzado se debió a los extraordinarios ingresos emergentes de los altos precios del gas natural y de los minerales. Ahora, que los precios de las materias primas bajaron es imprescindible diversificar la producción para no depender solamente de dos rubros susceptibles a los vaivenes del mercado internacional.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487