JORNADA
Invasión de productos chinos pone en riesgo producción nacional

Imprimir Enviar
lunes 7, mayo 2018

La China es un imperio que no requiere articular guerras convencionales o nucleares, es una potencia a nivel mundial que negocia con quienes pueden otorgarle facilidades de ingreso para sus productos: industrial, tecnológico, manufacturero, minero, eléctrico, maderero, etc.

Cuando de negocios se trata, los chinos no tienen fronteras ni ideologías, negocian con todos, para los chinos sumar no solo es importante sino un deber el multiplicar sus ingresos sobre todo con gobiernos que ponen en duda su propio esquema pregonado y luego propagandístico de amparar el producto nacional.

Penetran y se asientan en todo el orbe, en Estados Unidos, Europa, tienen colonias, distritos, en Centro y Sudamérica desde hace unos diez años, a título de cooperación, penetraron en todas las escalas territoriales.

No está mal que se permita el ingreso de productos de dicha procedencia, está mal que el Gobierno de Bolivia no incentive el ingreso de productos de otros países, que desde hace unos treinta años están exportando sus productos a nuestro territorio, para salud, maquinaria agrícola, industrial, minera, equipos de cirugía sofisticada, medicamentos, maquinaria para construcción, exploración de hidrocarburos, metalúrgica, tecnológica, textil y manufacturera, por lo que muchos bolivianos adquirieron mayor conocimiento sobre cómo se puede fabricar los mismos y que por ejemplo en materia manufacturera, exportaban chompas, camas, edredones, blue jeans, camisas, ponchos de vicuña, alpaca y otros productos hacia otros países, incluido los Estados Unidos, de pronto por ideología partidaria, se provocó que miles de artesanos radicados en El Alto, Cochabamba, Santa Cruz, que se dedicaban a fabricar esa clase de mercadería, por efecto de la suspensión del arancel cero, se vieron perjudicados cuando Estados Unidos suspendió dicho acuerdo y gravaron con aranceles altos a nuestros industriales y textileros.

Miles de artesanos tuvieron que abandonar su trabajo, los intereses bancarios por préstamo para sus pequeñas máquinas de tejer, eran muy altos y al no tener ingresos, porque ya no producían, les costó arrebatos y sacrificio para sus vidas, muchos tuvieron que salir a la Argentina, Perú, España, principalmente.

Venezuela en principio dijo que podría recabar dichos productos, en los hechos no era posible porque la economía venezolana está en declive, no hay alimentos, varias de sus industrias están bajo expropiación, la banca al igual, las arroceras pasaron a manos del Estado y pese a ello la carestía de alimentos del rubro está agotada, cientos de venezolanos se fueron a la Argentina, Colombia, Estados Unidos, las informaciones vía redes sociales son angustiantes y preocupantes a nivel internacional.

Es decir, ante la falta del incentivo del arancel cero, los bolivianos tienen que sufrir por la internación cada vez más intensa de productos chinos: Las barcazas fantasmas, chinas, el satélite chino, Camce, uniformes para militares y policías, botas, escudos, camiones contra manifestantes, chino, maquinaria para perforación de pozos gasíferos, camiones y vehículos de trasporte pesado y urbano, chino, manufactura de vestidos, ropa en general a precios irrisorios y de mala calidad, chino, radares chino, cámaras de vigilancia chinos, zapatos para hombres, mujeres, niños, chino, medicamentos chinos, maquinarias para exploración y explotación mineras como el ocurrido a pocos kilómetros de la sede de gobierno, con la penetración a la montaña del Illimani desde el año 2010, chino y que después de siete años de explotación, a raíz de denuncias de los lugareños, el gobierno reconoció que eran chinos, hasta la fecha no se hizo conocer qué es lo que habían encontrado en dicha mina o socavones, es fácil advertir que siete años estaban extrayendo minerales.

La confederación de "emprendedores, de la manufactura, ropa, calzados, artesanías", exportadores de soya, quinua y minerales, señalan que no podrán pagar el aumento de salario decretado el primero de mayo menos el doble aguinaldo, "porque la invasión de productos chinos ha rebasado el control gubernamental", exigen se cree y genere fuentes de trabajo para dicho sector y para los bolivianos en general, por cuanto sumado a que ya no tienen incentivos para la exportación y la mano de obra de los bolivianos es cara, deben pagar impuestos "draconianos" que obliga a cerrar a las pequeñas, medianas y grandes empresas.

Cómo frenar el ingreso de millones de toneladas de ropa usada procedentes de Europa, Estados Unidos y de la China, o de puertas, ventanas, grifería, de la China para los miles de cientos de edificios que se han construido y se construyen en Bolivia?, es la interrogante que el gobierno debe responder a esos miles de ciudadanos bolivianos que parece que caminan por el desierto del Sahara, dolidos, quemados por el sol de la desesperación al no poder llevar el pan de cada día a sus hogares, muchos de ellos destruidos porque ante la falta de asistencia alimentaria los esposos o las esposas se tuvieron que mudar, divorciarse o alejarse para buscar otros senderos de subsistencia humana. Una gran tragedia que el gobierno debe evitar, con políticas de Estado que amparen la iniciativa emprendedora privada.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487