JORNADA
Peña Nieto promete mano dura ante agravamiento de protestas por "gasolinazo"

Imprimir Enviar
México, (EFE)
jueves 5, enero 2017

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, prometió mano dura ante el agravamiento de las protestas por el alza de combustibles, que subieron de tono en las últimas horas con actos vandálicos y bloqueos en carretera y en terminales de Petróleos Mexicanos (Pemex) de todo el país.

"El Gobierno de la República no permitirá abusos de quienes al amparo de esta medida (la subida de precios) se excusan y cometen tropelías", dijo el mandatario este miércoles desde la residencia oficial de Los Pinos en su primer mensaje a medios del año.

Aseguró también que se controlarán los posibles "incrementos o toma de decisiones al alza en precios de productos que no son justificados".

Un mensaje de firmeza -aunque también dijo comprender el "enojo" de la ciudadanía ante una "dolorosa" medida- llamado a contener el estallido social que parece cernirse sobre México, y paralizar la nación, ante el auge de las protestas en varios puntos.

Unas 150 gasolineras fueron vandalizadas en las últimas horas en seis estados del sur y el este de México, denunció el presidente del Consejo de Administración de Octanfuel, Gilberto Bravo Torra.

Estos sucesos se suman a varios saqueos acontecidos en la noche del martes en el Estado de México y en el marco de las protestas, cuando decenas de personas entraron en varios establecimientos para llevarse artículos de valor como pantallas de televisión, sucesos que se saldaron con unos setenta detenidos.

El martes, el Grupo Gasolinero G500, que aglutina 1.800 gasolineras en el país, anunció que cerrará 400 estaciones de servicio que han sufrido amenazas o actos de vandalismo.

Este miércoles, la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), la asociación de gasolineros más grande de México, publicó una carta abierta en la que anunciaba una reunión con Hacienda para tratar el alza de combustibles.

Onexpo también dirigió a Pemex una "respetuosa exigencia" para que garantice el abasto nacional de gasolina, luego de que el país cerrara el año con grandes colas en algunas estaciones de servicios de muchos estados del país tras problemas de suministro por una toma clandestina, mal clima y compras de pánico ante la subida de precios.

Además de actos de vandalismo, distintos puntos del país enfrentan bloqueos carreteros y de terminales de almacenamiento y despacho de la estatal Pemex.

Varias arterias principales que conectan la Ciudad de México con los estados colindantes fueron bloqueadas por manifestantes desde primera hora de la mañana, causando enormes filas para entrar y salir de la capital en hora pico.

En Jalisco transportistas tomaron y bloquearon instalaciones de Pemex con unos setenta camiones, y tienen previsto quedarse ahí indefinidamente.

En Guadalajara, capital de ese occidental estado, al menos 15 rutas de transporte público realizaron un paro de actividades en demanda a un incremento en su tarifa por el alza del precio de los combustibles, una medida que afectó a miles de ciudadanos.

De esta manera, actos de protesta más o menos pacíficos se han desarrollado en muchos puntos del territorio nacional, desde Tabasco (sureste) y Guerrero (sur) a Chihuahua (norte) o Sonora (noroeste).

A la espera de una reunión este 9 de enero del titular de Hacienda, José Antonio Meade, con la conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para hablar del "gasolinazo", varios gobernantes estatales se han mostrado contrarios a la medida.

El opositor Javier Corral, gobernador de Chihuahua, afirmó que no reprimirá las protestas pacíficas por el alza de precios, y Miguel Ángel Yunes, mandatario de Veracruz, criticó que el aumento tiene un fuerte impacto social.

La escalada coincide con un inicio de año complicado para el país en el plano internacional luego de que ayer la estadounidense Ford, una de las primeras firmas automotrices en asentarse en México, anunciará la cancelación de una inversión de 1.600 millones de dólares para construir una planta en el país.

Esta decisión empresarial, que se relaciona con la política proteccionista del presidente electo a la Casa Blanca, Donald Trump, llevó al desplome del peso frente al dólar, que se situó en un mínimo histórico de 21,52 unidades por divisa estadounidense.

Mundo
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487