JORNADA
Aplazan la exhumación de restos del jesuita español Luis Espinal

Imprimir Enviar
La Paz, (EFE)
martes 10, enero 2017

JornadaNet
APG
La exhumación en Bolivia de los restos del jesuita español Luis Espinal, asesinado por paramilitares en 1980, que estaba prevista en La Paz para ayer fue aplazada sin nueva fecha por razones de procedimiento y tras protestas de la Compañía de Jesús y colectivos de derechos humanos que se oponen al desentierro.

El fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, confirmó a Efe que "no se notificó completamente" a todas las partes del proceso legal, y añadió que "por el momento" queda aplazado el trámite forense y puede haber "algunas impugnaciones" en el curso del proceso.

Por esa razón, el personal de la Fiscalía y del Instituto de Investigaciones Forenses no apareció en el Cementerio General.

La Fiscalía programó la exhumación como parte de una investigación sobre la muerte de Espinal, pero la Compañía de Jesús rechazó esa actuación por el temor a que la memoria del religioso sea usada para fines "que no condicen con la investigación del hecho delictivo", ni con el respeto de la sociedad con el jesuita.

El superior provincial de los jesuitas en Bolivia, Osvaldo Chirveches, junto con abogados de la orden y otros miembros se congregaron en el mausoleo de la Compañía donde reposan los restos de Espinal desde las 08.30 hora local (12.30 GMT), cuando estaba prevista la exhumación.

Chirveches dijo a los medios que si se insiste en exhumar el cuerpo se está atentando "directamente" contra la memoria de Espinal.

"Eso es lo que nos ha traído acá a nosotros los jesuitas", zanjó.

El fiscal Genero Quenta había ordenado realizar un análisis antropológico forense que pudiese determinar las causas de la muerte de Espinal, ya que a pesar de que se da por hecho que murió asesinado a tiros después de ser torturado, no hay soporte documental de ello.

El informe de la autopsia que se realizó al momento de su muerte sólo refleja que falleció como consecuencia de una hemorragia interna.

"No se especificó o no se dejó claro que él murió por impactos de bala, la autopsia indica una hemorragia interna aguda", explicó Chirveches, pero también dijo que existen publicaciones de prensa de la época que dejan claro que murió por el impacto de balas.

El superior provincial afirmó que los jesuitas bolivianos están "muy preocupados" y "muy dolidos" por el trato a Espinal, y agregó que no les comunicaron oficialmente sobre la exhumación.

Algunos activistas de la docena que acudió al cementerio llegaron a hablar de "profanación" para referirse a la exhumación casi 37 años después del fallecimiento del jesuita, que fue escultor, poeta, periodista y uno de los exponentes de la teología de la liberación en América Latina.

La secretaria general de la asociación de Sobrevivientes de las Dictaduras, Victoria López, pidió que "no se cometa el sacrilegio de profanar el cuerpo de un mártir" y calificó el proceso de "juicio entre dos militares fascistas".

La Fiscalía investiga una supuesta responsabilidad en el crimen de quien en fue en su momento jefe de la Fuerza Aérea, Jaime Niño de Guzmán, y de un coronel del Ejército, de nombre Freddy Quiroga.

Ambos fueron implicados en el asesinato de Espinal por otro exmilitar, el coronel Roberto Melean, que cumple una condena por delitos cometidos en la dictadura de Luis García Meza (1980-1981).

A Espinal lo secuestraron el 21 de marzo de 1980 y al día siguiente se encontró su cadáver.

"Tenemos serias dudas de que este acto y el conjunto de la investigación que parece estar por detrás puede aportar datos que esclarezcan algo de la muerte de nuestro hermano Lucho Espinal", apuntó Chirveches.

La figura de Espinal volvió a la actualidad cuando el papa Francisco visitó el país en julio de 2015, hizo un acto para orar por él y dijo que fue asesinado porque no querían que luchara por la libertad.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487