JORNADA
Narcos de Brasil y Colombia operan en Bolivia con "emisarios"
Vinculan a Mariano Tardelli con el Comando de la Capital (PCC), un "poderoso cártel" que se disputa en Brasil el monopolio del mercado de la droga con el Comando Vermelho.

Imprimir Enviar
La Paz (EFE/JORNADA)
lunes 10, abril 2017

JornadaNet
APG
Cárteles del narcotráfico de Brasil y Colombia envían "emisarios" a Bolivia para cometer delitos como el reciente asalto a un camión blindado que transportaba más de 700.000 dólares y era liderado por Mariano Tardelli vinculado al Primer Comando de la Capital (PCC), "poderoso cártel" que se disputa el monopolio de la droga con el Comando Rojo Vermelho en Brasil.

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, declaró a medios estatales que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico concluyó que no hay cárteles propiamente dichos instalados en Bolivia, pero sí llegan enviados de organizaciones de esos países para coordinar acciones delictivas.

Precisó que las organizaciones de tráfico de drogas también se dedican a otros delitos como el tráfico de armas, de minerales, o ejecutan atracos violentos y son organizaciones que tienen este tipo de movimientos vinculados al mercado, establecen alianzas y asociaciones accidentales para cometer delitos.

Uno de los ejemplos, según Romero, es el robo perpetrado por una organización formada en su mayoría por brasileños a un camión blindado de la empresa Brinks, el pasado 30 de marzo.

La Policía boliviana detuvo el sábado en el oriente del país al brasileño Mariano Luiz Tardelli y lo presentó como un líder de la banda de asaltantes y como miembro del grupo criminal brasileño Comando de la Capital (PCC), vinculado al narcotráfico.

Romero subrayó que "este caso nos ha permitido mostrar cómo operan determinados emisarios cuando son enviados por estos cárteles". Agregó que el "enlace" con el PCC con Tardelli, era Miguel Ángel Monteriro de alias "El Carrera" detenido en el último operativo.

Puntualizó que el PCC "es un poderoso cártel del Brasil junto al Comando Vermelho o Comando Rojo que se disputan el monopolio de la droga en Brasil". El ministro vinculó a Tardelli supuesto cabecilla de la banda que atracó a la empresa Brinks precisamente con esta organización delictiva.

La agrupación que cometió el robo también tenía a un peruano y bolivianos entre sus miembros y a muchos otros brasileños, que aún son buscados por los agentes en zonas selváticas de Santa Cruz.

Además, la banda gozaba de la protección de campesinos de la región cruceña de Santa Ana, lo que también dificultó las operaciones policiales, según el ministro boliviano.

Las autoridades bolivianas manejan la hipótesis de que la banda de asaltantes tiene nueve miembros con antecedentes de atracos a bancos en Brasil, donde supuestamente cometieron 57 robos.

Pagó por servicios

Asimismo, Romero aseguró que el cabecilla de la banda de atracadores de la remesa de la empresa Brinks, Mariano Tardelli, admitió que recibió protección de indígenas, a quienes pagó por algunos servicios mientras huía de los efectivos policiales.

"El mismo Mariano Tardelli que tendrá que mantener su palabra pues ante la justicia, él reconoce que evidentemente recibió protección y que pagó dinero a algunos líderes indígenas locales", añadió.

Romero manifestó que sobre ese tema solicitará que se inicie la investigación correspondiente, y denunció que "extrañamente" cuando la Policía se preparaba para una incursión, los pobladores de Santa Ana, Santa Cruz, efectuaron un bloqueo de caminos en protesta supuestamente por la violación de sus derechos.

Posteriormente, dijo que un abogado de la capital oriental mandó un vehículo para recoger a un líder indígena a quien llevaron a una televisora, para que diga que la Policía está torturando y amedrentando, "que la Policía está afectando los derechos humanos, de que la población está intimidada, está psicológicamente impactada".

Luego, una abogada se dedicó a escribir en las redes sociales y medios de comunicación "improperios" contra la Policía.

"Son personas que actúan exprofesamente a favor de los delincuentes, recurren a los medios de comunicación, se desplazan a la zona de conflicto, coordinan con algunos líderes indígenas", mencionó.

El ministro aseveró que el caso fue complejo y debido al modo de operar de los delincuentes, la violencia empleada y las armas de grueso calibre que manipularon se constituyó en "paradigmático", pese a que se intentó generar malestar en la Policía al cuestionar su capacidad y su equipamiento.

"La Policía ha cumplido un buen trabajo y por eso nos enorgullece el trabajo que ha hecho", sostuvo.

El 30 de marzo unos delincuentes asaltaron un camión de la empresa de valores Brinks, en la carretera a Roboré, Santa Cruz, y se llevaron 2,6 millones de bolivianos y 350 mil dólares.

Desde esa fecha los uniformados con todas sus unidades, incluso las especializadas, emprendieron operativos que terminaron por desarticular la banda.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487