JORNADA
La deuda pública de Ecuador profundiza el cisma entre Moreno y Correa

Imprimir Enviar
Quito, (EFE)
miércoles 2, agosto 2017

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa vilipendió a su sucesor y supuesto continuador de la Revolución Ciudadana, Lenín Moreno, en un mensaje por la red social Twitter en el que afirma que "todo lo cínico, desleal y mediocre será efímero".

"Un mentiroso jamás va a decir que lo es, pero, pese a las formas, lo seguirá siendo", comienza su virulento mensaje en el que aclara que "el Gobierno actual conocía perfectamente TODAS (sic) las cifras de deudas y pasivos".

Ello porque "mantiene el MISMO equipo económico" y por lo tanto las cifras, que además son públicas, le eran conocidas.

Se refería al monto de deuda pública que Moreno mencionó en dos reciente discursos: el primero, el viernes, en el que presentó una imagen de la situación económica del país y su proyecto de presupuestos generales y, el segundo, a su tradicional informe a la ciudadanía de los lunes sobre las gestiones del Gobierno.

En ambos, acusó al anterior Ejecutivo de haberle "heredado" una situación financiera "crítica" y una deuda superior a los 41.000 millones de dólares, así como de haber tomado decisiones "irresponsables" que dejaron al país al límite de sus posibilidades.

"No es malo endeudarse", advirtió, el problema "es hacerlo irresponsablemente".

"No solo se gastó en demasía, sino que nos endeudaron", añadió al hablar de los entre 8.000 y 10.000 millones de dólares que su Gobierno necesitará anualmente para devolver la deuda y cubrir el déficit.

Correa, que desde que dejó el poder a su correligionario -el pasado 24 de mayo- mantiene con él constantes choques verbales, no dudó en acusar a Moreno de hablar sin saber.

"Qué triste es escuchar a un presidente que habla lo que no entiende. El viernes dijo, correctamente, que se necesitarán 8.000 millones para cubrir déficit y deuda, duro pero manejable en una economía de $100.000 millones. Ayer (lunes) dijo que el próximo año serían $8.000 millones sólo para deuda, lo cual es falso, pues también incluye el déficit", sostuvo.

Y puntualiza que la "definición de ׳crisis׳" que hace su sucesor causa "vergüenza ajena".

En su larga cadena de mensajes de este martes por la red social, que obtuvo el respaldo del ala más fiel del movimiento oficialista Alianza País, Correa también acusa a su sucesor de "confundir" conceptos sobre la venta del petróleo.

"Confunde preventa petrolera -es decir, se recibe la plata hoy y se paga con crudo en el tiempo-, con contratos de suministro de petróleo a largo plazo, que buscan asegurar mercado y donde el dinero se recibe el momento de la venta", afirma.

Por el momento, el presidente ecuatoriano no ha respondido públicamente al último mensaje, pero en círculos presidenciales no ocultan -al menos en conversaciones privadas- el descontento por el continuo acoso.

Explican que el nuevo presidente busca un cambio de actitud y diálogo con todos los sectores del país y ello no calza con la pose confrontativa que mantenía Correa.

Los primeros choques se produjeron a poco del cambio de gobierno el pasado 24 de mayo y se han ido agravando progresivamente cuando, a las puertas del aeropuerto de Tababela, horas antes de trasladar su residencia a Bélgica, Correa consideró que no se estaba gestando un cambio de "estilo" -como argumentaba Moreno- sino cambios a la "Revolución ciudadana".

"Yo estoy seguro (...) que (en las elecciones) del 2 de abril derrotamos a la oposición, no estoy muy seguro (de) si venció la Revolución ciudadana", afirmó ante una multitud de fieles seguidores que se concentraron para despedirlo.

Y es que con su "cambio de estilo", Moreno ha tendido la mano al diálogo a aquellos que su predecesor consideraba los peores enemigos de la "Revolución ciudadana", como el sector empresarial privado (al que habitualmente se refería como "el capital") o los medios de comunicación.

También se ha reunido con líderes de la oposición, ha creado una serie de mesas de diálogo para la concertación de políticas públicas y ha anunciado su intención de enmendar algunas de las piezas legislativas más emblemáticas del correísmo, como la Ley de Comunicación (que los medios pidieron anular) y la de Plusvalía.

Otro ejemplo de esta nueva aproximación a los problemas nacionales ha sido el cambio de ejecutivos en los organismos de comunicación y en los medios controlados por el Gobierno.

Ayer, Correa le acusó de hacer un "show" con el asunto de la deuda y la "crisis" para "anunciar" lo que siempre supieron, y asevera que "da realmente náuseas ver como se utiliza el mismo discurso de la oposición".

Recuerda a Moreno que fue su vicepresidente durante seis años y que entonces tuvo la oportunidad de "denunciar las ׳muchas irregularidades׳ que ahora insinúa".

Hacerlo ahora, dice Correa, es "realmente canallesco".

Mundo
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487