JORNADA
Abrir zanjas en frontera con Chile demandará inversión millonaria
La construcción de zanjas de control en 30 de los 112 pasos fronterizos entre Bolivia y Chile demandará unos 5,7 millones de dólares. El monto es un "presupuesto aproximado" para inhabilitar esas vías de acceso usadas por contrabandistas.

Imprimir Enviar
La Paz, (EFE/JORNADA)
jueves 3, agosto 2017

JornadaNet
APG
El Gobierno boliviano prevé invertir unos 5,7 millones de dólares en las obras para abrir zanjas que inutilicen 30 pasos ilegales en la frontera con Chile y que son usados por contrabandistas, informó ayer una fuente oficial.

El monto es un "presupuesto aproximado" para inhabilitar estas vías de acceso, identificadas en los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, mediante obras de ingeniería y movimiento de maquinaria, indicó a los medios el ministro de Defensa, Reymi Ferreira.

"Hay 111 pasos, se han identificado por lo menos 30 que podrían, siendo bloqueados, ser formas efectivas de luchar contra el contrabando", añadió Ferreira.

El ministro de Defensa agregó que aún se aguarda la aprobación de un decreto para poner en vigencia un plan de lucha contra el contrabando y destinar esa cantidad de recursos económicos.

Las zanjas de control en los pasos fronterizos tienen como objetivo evitar el ingreso de camiones con mercadería de contrabando a Bolivia, para lo cual hicimos un estudio de los lugares y los espacios dónde hacer las obras y bloquear las acciones ilícitas, explicó.

Las excavaciones se harán en zonas cercanas a los puntos de Todos Santos, Tambo Quemado y Pisiga, a fin de impedir el paso de camiones con insumos ilegales, remarcó.

El proyecto prevé también la construcción de una veintena de puestos militares de control a lo largo de la línea de demarcación y el mejoramiento del equipamiento a las unidades destacadas allí.

Bolivia y Chile realizaron el 25 de julio la reunión del Comité de Fronteras donde ambas partes coincidieron en la necesidad de implementar un protocolo útil para resolver incidentes fronterizos.

El anuncio de abrir zanjas de control se produjo en medio de la polémica entre ambos países por la detención el 19 de marzo en Chile de dos militares y siete funcionarios de la Aduana boliviana.

Tras permanecer 101 días detenidos, la Justicia chilena sentenció a los nueve bolivianos por delitos cometidos durante su incursión, pero conmutó la condena por una expulsión y el pago de una multa.

Las autoridades de La Paz siempre defendieron que sus funcionarios fueron acusados injustamente en Chile y aseguraron que combatían el contrabando cuando fueron detenidos.

Dos semanas después del retorno de los bolivianos a su país, dos carabineros chilenos fueron detenidos el 7 de julio tras haber ingresado ilegalmente en territorio de la nación andina.

Ellos alegaron que perseguían un vehículo ilegal y cruzaron el límite sin darse cuenta, pero el presidente Evo Morales ordenó que fueran devueltos a la frontera aunque podían haber sido imputados por al menos cuatro delitos.

Ambos incidentes dieron lugar a una reunión del Comité de Fronteras celebrada la semana pasada en Santa Cruz, en la que pactaron una amplia cooperación fronteriza que derivará en nuevas reuniones sobre varios temas relacionados con esta área.

Además, las delegaciones se comprometieron para agilizar el flujo en los pasos fronterizos y mejorar las condiciones de atención en el complejo de Chungará, así como establecer puntos de contacto con el fin de mejorar la comunicación entre las distintas instituciones y la eficiencia en la persecución del delito.

Respecto a los temas migratorios analizaron la posibilidad de implementar una Tarjeta Vecinal Fronteriza, con la cual podrían beneficiarse las poblaciones que viven en zonas cercanas a la línea de demarcación de más de 900 kilómetros.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487