JORNADA
Víctimas de la "Guerra del Gas" ven esperanza después de 15 años
En la llamada "Guerra del Gas", que estalló en Bolivia en 2003 contra un plan gubernamental para la exportación del combustible a través de Chile y que derivó en la caída del Gobierno de Sánchez de Lozada en octubre de ese año, murieron más de medio centenar de personas.

Imprimir Enviar
El Alto (Bolivia), (EFE)
jueves 5, abril 2018

JornadaNet
EFE
Las víctimas de la "Guerra del Gas" de Bolivia renuevan su esperanza en la búsqueda de justicia luego de 15 años gracias al veredicto de un jurado estadounidense.

"Son 15 años de peregrinar, de hacer marchas y protestas (...) haber llegado a este punto realmente nos regocija mucho", declaró a Efe el presidente del colectivo de familiares de las víctimas de esos sucesos, Juan Patricio Quispe Mamani.

El martes se conoció que una corte de Miami halló la culpabilidad del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997, 2002-2003) y del exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, por las muertes de más de medio centenar de personas en octubre de 2003.

También estableció que los denunciados paguen 10 millones de dólares a sus acusadores como compensación.

"Eso significa que él hizo abuso de poder, cometió violación de derechos humanos queriendo quedarse en el poder", sostuvo Quispe refiriéndose a los dos acusados en un juicio civil.

Este hombre aimara de 45 años y dedicado al comercio lleva casi una década en la representación de las víctimas y familiares de los fallecidos en las jornadas de enfrentamiento entre los pobladores de El Alto, ciudad vecina de La Paz, y las Fuerzas Armadas.

Su vida dio un giro radical en el momento en el que se enteró que su hermano, Constantino, de 43 años, fue herido de bala durante la intervención militar en varias zonas alteñas el 12 y 13 de octubre.

"Se desangró porque una bala le dio por la parte posterior (de la espalda) y le destrozó la vejiga, el estómago, y vivió tres días más", rememoró Juan Patricio al referirse a la agonía de su hermano.

Los sucesos se produjeron pese a que su hermano "no tenía nada que ver" en las protestas que se mermaron con una operación militar que se desarrolló en la zona periurbana llamada Río Seco, en la que los uniformados se abrieron paso entre miles de manifestantes "a plan de balas", recordó.

"Aquí (en Río Seco) es donde ocurrió la mayor masacre, 25 muertos en este sector, en este sector de Villa Ingenio. Aquí es donde explotó el surtidor de combustible, aquí llegaron los militares, desde aquí se distribuyeron", recalcó.

En la llamada "Guerra del Gas", que estalló en Bolivia en 2003 contra un plan gubernamental para la exportación del combustible a través de Chile y que derivó en la caída del Gobierno de Sánchez de Lozada en octubre de ese año, murieron más de medio centenar de personas.

Quispe consideró que el pronunciamiento del jurado que conoce el caso de las víctimas es un "impulso" para más adelante persistir en "el proceso de extradición" de Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín.

"Aquí tiene que haber responsabilidad penal, tienen que estar en la cárcel por los delitos cometidos, esa es la verdadera importancia", consideró.

El dirigente apuntó que lo más difícil durante estos años ha sido apoyar a las viudas, las familias desmembradas y los huérfanos, además que esta experiencia lo ha hecho un hombre "desconfiado" de las autoridades.

"El Gobierno en algún momento ofreció fuentes laborales y no se cumplió (...) es más, algunos accedieron a algunas fuentes laborales y (al poco tiempo) los retiran (...), los retiran para generar fuentes de trabajo para los que son de su partido", apuntó.

Consultado sobre qué es lo que su familia le dice para darle apoyo, contó que le expresan que "sí es necesario" que continúe, al mismo tiempo que se le quiebra la voz.

A juicio de Quispe, la postura que dio a conocer un jurado estadounidense se aparta de toda la presión política que, considera, buscó proteger al expresidente y exministro bolivianos.

Además que, según Quispe, el Gobierno de Estados Unidos "va a tener que analizar nuevamente" la solicitud de extradición de ambos.

Sánchez de Lozada, de 87 años, y Sánchez Berzaín, de 58, residen y gozan de asilo en EE.UU. desde su salida de Bolivia.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487