JORNADA
Los derechos de indígenas y mujeres piden espacio en Cumbre de las Américas

Imprimir Enviar
Lima, (EFE)
miércoles 11, abril 2018

JornadaNet
EFE
La defensa y promoción de los derechos de los indígenas y de las mujeres ocuparon gran parte del primer día de las reuniones preparatorias de las VIII Cumbre de las Américas, que se celebrará en Lima este viernes y sábado con la presencia de, al menos, 19 jefes de Estado y de Gobierno de la región.

Centenares de indígenas, activistas y defensores de derechos humanos se congregaron en la capital peruana para debatir los reclamos que presentarán este jueves a los 34 Estados que participarán en la cumbre, cuyo lema es "Gobernabilidad democrática frente a la corrupción".

El Foro de los Indígenas reunió a alrededor de 300 representantes de organizaciones de nativos de siete países de Latinoamérica, entre ellos Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá y Perú, para consensuar una declaración que reivindica sus derechos territoriales, jurídicos y económicos.

En su declaración, los indígenas defendieron la propiedad comunal de sus territorios, incluidos los recursos naturales, y la aplicación de consultas previas vinculantes ante proyectos que afecten a sus tierras, como las concesiones petroleras y mineras, cuya actividad ha generado casos de contaminación ambiental.

Reclamaron además mecanismos legales que fortalezcan la institucionalidad de las organizaciones indígenas, con mayor capacidad de autogobierno.

Los nativos demandaron la soberanía alimentaria, con leyes que, a diferencia de la seguridad alimentaria, garanticen el consumo de alto valor nutricional con productos tradicionales, según indicó a Efe Ketty Marcelo, presidenta de la Organización Nacional de Mujeres Andinas y Amazónicas del Perú (Onamiap).

"Estamos invadidos por el consumismo. Las comunidades ya no quieren producir y consumir los productos originarios", lamentó Marcelo.

Por ello solicitaron programas sociales de apoyo a la agricultura familiar, la pequeña producción y la educación, con el objetivo de frenar la migración del área rural a la ciudad.

A la inauguración del Foro de los Indígenas acudió el primer ministro de Perú, César Villanueva, quien prometió elevar al más alto nivel de la Cumbre de las Américas los reclamos y peticiones de los nativos ya que, a su criterio, "la presencia de todas las culturas y sangres garantizará el éxito de esta cumbre".

Por su parte, el Foro de la Sociedad Civil, que congrega a los actores sociales en torno a veintiocho mesas de debate, se caracterizó por la opacidad que le infligieron sus organizadores, que impidieron el ingreso de observadores acreditados y no permitieron el acceso a periodistas durante varias horas.

Sin casi presencia de medios de comunicación, el encuentro transcurrió aparentemente sin alteraciones, a comparación del realizado hace tres años en Panamá en la VII Cumbre de las Américas, que terminó con peleas y golpes entre disidentes y oficialistas del régimen de Cuba.

Entre los grupos de debate destacó la coalición de Poblaciones, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos y Desarrollo, que abordó la igualdad de género, el derecho al aborto y la necesidad de una protección para las defensoras de derechos sexuales y reproductivos.

La asesora jurídica del Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) de Perú, Karen Anaya, aseguró a Efe que los activistas sufren "una persecución en la región, alentada por los grupos religiosos con poder político y económico".

Según Anaya, la corrupción "ha permitido una avanzada de grupos "fundamentalistas religiosos que impiden un trabajo sostenido en políticas para lograr la igualdad de género".

"La corrupción hace que, por un lado, los gobernantes se enfoquen en cómo librarse de la crisis política provocada y, por otro lado, en que las instituciones estatales, como ministerios, no tengan una continuidad que permita aplicar políticas sostenidas para garantizar los derechos de la mujer", explicó.

Los actores sociales pedirán a los Estados garantizar regímenes democráticos que respeten los derechos humanos, sexuales y reproductivos, con un principio de igualdad de género, así como garantizar protección de los defensores de estos derechos.

En la Cumbre de las Américas no participará el presidente de EE.UU., Donald Trump, quien canceló su asistencia y será reemplazado por su vicepresidente, Mike Pence; mientras que el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, también confirmó que no llegará a Lima a pesar de que en las últimas semanas insistió en que sí lo haría, después de que el Gobierno peruano le retirara la invitación.

Mundo
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487