JORNADA
Viernes 18, abril 2014
Loading
La República de Bolivia es un Estado Plurinacional Comunitario

Imprimir Enviar
martes 2, junio 2009

La República de Bolivia, es un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, de acuerdo a lo que estatuye nuestra Constitución Política, elaborada y aprobada por la Asamblea Constituyente y sancionada por un referéndum nacional, en el que se define claramente el modelo de Estado y el sistema de Gobierno, que rige a partir de su promulgación por el Poder Ejecutivo.


En el Artículo Primero de la Carta Magna se señala: “Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías”.


Mientras que en el Artículo 11, se expresa: “La República de Bolivia adopta para su Gobierno la forma democrática participativa, representativa y comunitaria, con equivalencia de condiciones entre hombres y mujeres”.


Por las anteriores definiciones constitucionales, no podríamos ni tendríamos que ingresar en polémicas, como las que han surgido a raíz de un Decreto Gubernamental, que, al parecer, ha confundido a las mismas autoridades y a la oposición, por una falsa interpretación o por desconocimiento de lo que significa Estado y República.


Debemos tomar en cuenta que Estado, es una denominación que reciben las entidades políticas soberanas sobre un determinado territorio, su conjunto de organizaciones de gobierno y, por extensión, su propio territorio. O sea que el Estado, como tal, está compuesto por territorio, población y Gobierno, aunque éste sea regido por reyes, Presidentes, dictadores o déspotas, de acuerdo a las circunstancias y a las costumbres de cada región del planeta.


La característica distintiva del Estado moderno es la soberanía, reconocimiento efectivo, tanto dentro del propio Estado como por parte de los demás, de que su autoridad gubernativa es suprema.


Por su parte República (del latín res publica, 'la cosa pública'), es una forma de Estado basada en el concepto de que la soberanía reside en el pueblo, quien delega el poder de gobernar en su nombre a un grupo de representantes elegidos.


La era del republicanismo moderno comenzó con la guerra de la Independencia estadounidense (1775-1783) y la Revolución Francesa (1789-1799), ampliándose posteriormente a las naciones latinoamericanas, las que al culminar su lucha por la independencia de la corona española, declararon a sus Patrias, como soberanas e independientes, constituyéndose en Repúblicas, al adoptar la forma de Gobierno democrático, es decir con la elección de autoridades a través del sufragio y la constitución del Gobierno en tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, que actúan en coordinación e independencia, pero que representan la voluntad popular.


Las definiciones constitucionales son claras y no nos deben llevar a la confusión o a un debate insulso e infantil, a raíz de un Decreto, que tiene defectos de interpretación sobre la verdadera denominación de lo que hoy es Bolivia, la que aunque adopta nuevos parámetros de acción política, económica y social, no deja de ser una República, por su modelo democrático, y un Estado, por su composición plurinacional.


Por lo tanto deberíamos evitar las discusiones bizantinas, es decir inútiles e intempestivas, de una denominación que está bien definida, la misma que debería ser tomada en cuenta por el actual régimen, el que, al parecer, gusta de “traducir” la Constitución, para aplicar sus propios conceptos, como en el presente caso, equivocados.


La frase que debería figurar en Decretos, Documentos, en transmisiones radiales o televisivas y en toda comunicación, tanto de gobernantes como gobernados, es: “República de Bolivia, Estado Plurinacional Comunitario”.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487