JORNADA
Miércoles 22, octubre 2014
Loading
El cambio climático, el socialismo y capitalismo

Imprimir Enviar
sábado 19, diciembre 2009

La voluntad política y la decisión de sobrevivir y perpetuar a la especie humana, son los elementos esenciales y definitivos que deben guiar al hombre para salvar a nuestro planeta, del calentamiento global y de la depredación a que ha sido sometido durante varios siglos, especialmente desde que empezó la denominada "era industrial".

Esa voluntad se expresó en estos días en la Cumbre sobre el Cambio Climático, en Copenhague, Dinamarca, aunque bajo un clima tibio y falto de definiciones y decisiones, que deben provenir de los países ricos, los que fueron responsables de que se propague la contaminación ambiental, desequilibrando la ecología de la Tierra, en su búsqueda de dominio económico y político.

Pero, lo cierto, es que ya no es tiempo de buscar culpables, ingresando a un cúmulo de acusaciones que, en este momento, resultan fuera de lugar, debido a la urgencia de adoptar actitudes urgentes para solucionar o paliar, en lo posible, el cambio climático que nos lleva al desastre.

La aparición del Presidente del país del Norte, evidentemente resulta una parte de esa acción urgente, aunque el ofrecimiento de 10 mil millones de dólares al año, para este objetivo, no es suficiente, pero demuestra un principio que debe ser seguido por las demás naciones, que no sólo deben contribuir con discursos y palabras, sino con acciones como la que señalamos.

El problema ahora, es encontrar la unidad de criterios y la construcción de una sola plataforma entre todas las naciones, para luchar contra el cambio climático, con una planificación de consenso, que se encuentra más allá de las posiciones políticas, económicas o sectarias de cada país o continente, por cuanto se trata de salvar al planeta y, con él, a nosotros mismos.

No se trata hoy de ingresar a digresiones de la naturaleza que han expuesto dos Jefes de Estado latinoamericanos, de que es el capitalismo el responsable del desastre y que el sistema debe desaparecer para la solución del mismo, con la predominancia del socialismo.

Esa opinión, el deleznable por lo ilusa, considerando que el socialismo no es una corriente política, económica o social de reciente cuño, sino que, más bien, ha sido predominante en el siglo pasado, como base de sustentación de la Unión Soviética, conglomerado de naciones que se incorporó con fuerza a la propagación de gases tóxicos en los confines del mundo, dentro de una carrera hegemónica en la que las dos potencias en competencia, nos llenaron de dióxido de carbono en cantidades industriales.

El socialismo, como sistema, fracasó en su tiempo, por cuanto se convirtió en una dictadura de las más crueles para la humanidad, sin respeto a los derechos humanos, de cualquier naturaleza, especialmente al derecho a la libertad de conciencia. No podemos obviar que este sistema, ahora también en boga en China Continental, bajo el título de comunismo, es actualmente otro productor masivo de gases de invernadero en esa tierra milenaria, en la que algunas ciudades viven bajo brumas de contaminación.

No es que tratemos de defender al capitalismo, el que también tiene su parte de culpa en lo que sucede, pero debemos ofrecer a cada uno lo que le corresponde, dejando de querer hacer aparecer como salvadores de la humanidad a sistemas políticos que fueron un azote para el hombre, como lo pueden atestiguar las heladas tierras de Siberia.

Lo que debe suceder ahora es que naciones, con cualquier corriente política, filosófica o económica que ostenten, deben unirse con un mismo fin, el de salvar al Planeta a y la vida de la naturaleza que se encuentra en él.

El cambio climático, el desastre mundial, no son precisamente trampolines para realizar "campañas políticas", sino que deben ser motivo, más bien, para un cambio de actitud en el mismo hombre, en respeto a sus propios congéneres y a la vida en general.

Editorial
© 2001-2014 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487