JORNADA
Domingo 22, enero 2017
Loading
Incertidumbre nacional e internacional

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
martes 3, enero 2017

El presente mes, del nuevo año 2017, evidentemente se constituye en el punto de partida de un tiempo de incertidumbre en el planeta, considerando que el terrorismo sigue cobrando vidas en Europa y Medio Oriente, con un alerta permanente de las fuerzas de seguridad, incluso del país del Norte, el mismo que en el 2003 fue el blanco que aterró a los habitantes de esa Nación y, especialmente, de Nueva York, con la destrucción de las torres gemelas y la muerte de más de 3.000 personas, ante el uso de aviones comerciales que fueron estrellados contra esas estructuras.

De ahí el inicio, de la incursión del yihadismo en nuestro planeta, el que hasta el momento se ha constituido en un depredador de la humanidad y de la cultura, con ejecuciones masivas de ciudadanos y los denominados "lobos solitarios" que aparecen en cualquier lugar para ocasionar estragos catastróficos, como el reciente en Alemania.

Esa incertidumbre se acentúa con el ascenso del nuevo Presidente de Estados Unidos de Norteamérica, el 20 del presente mes, el que en su campaña electoral y en este tiempo, ha mostrado su desacuerdo con las políticas nacionales e internacionales adoptadas por la administración que alista maletas en la Casa Blanca.

Su acercamiento con Rusia, país al que se atribuye un ciberataque contra los demócratas norteamericanos, expresando desacuerdo por la reciente expulsión de diplomáticos rusos de la Unión, así como su contrariedad con la resolución de la Organización de las Naciones Unidas respecto a Israel en su controversia con los palestinos, nos hace prever que se producirán profundos cambios en la política internacional de la primera potencia del mundo.

En lo interno, al parecer, será otro terremoto tanto en la parte económica como política, con cambios en la estructura económica y en el proteccionismo a la industria local, a fin de evitar la fuga de capitales y tecnología a otras naciones, como ha acontecido durante los últimos años, así como la restricción de las importaciones chinas, que también han invadido a la tierra de Lincoln.

Muchos prevén que se terminó la globalización y que se viven los coletazos de este sistema económico que involucró a casi toda la humanidad, a favor de los nacionalismos. Pero existen otros análisis que señalan que el nuevo Jefe de Estado, más, bien, profundizará el sistema para incorporar a Europa y Latinoamérica, pero bajo sus condiciones e intereses.

En lo que se refiere a Bolivia, este mes también se inicia un nuevo periodo del actual Gobierno, con el anuncio presidencial de una remoción de algunos ministros de Estado, quien manifestó que se debe dar campo a otros que quieren servir al país.

Muchos se preguntan si este equipo de colaboradores del Primer Mandatario, tendrá también a su cargo la campaña emprendida por el partido oficialista en su Congreso de Montero, a fin de buscar y lograr que se aprueben los mecanismos constitucionales para la repostulación en las elecciones del 2019, desconociendo los resultados del referéndum de febrero del año que ya se fue.

O, en su caso, la elaboración de políticas de crisis y de austeridad, frente a la baja de los ingresos al Erario nacional por efecto de los precios de nuestras materias primas en el mercado internacional, que han obligado a un presupuesto austero en lo que se refiere a la redistribución de los ingresos a gobernaciones, municipios y universidades, pero con un aumento sustancial para las obras que son la medalla de presentación del actual régimen en comunidades y poblaciones de todo el país.

De todas maneras existe incertidumbre sobre el problema económico interno y también internacional, ya que no sabemos cuál será la mirada norteamericana a nuestros países, especialmente aquellos que, como el nuestro, se han acogido al denominado socialismo del siglo XXI.

Opinión
© 2001-2015 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487