JORNADA
Miércoles 29, marzo 2017
Loading
Sombría perspectiva judicial

Imprimir Enviar
Guido Pizarroso Durán
lunes 9, enero 2017

Aunque tímidamente, algunos magistrados reconocieron que sin independencia del Órgano Judicial sería una ilusión esperar una verdadera transformación. La gestión 2017 se inició en el país bajo la sombra de un pasado y un presente obscuros, haciendo esfuerzos para crear nuevas leyes, cambiar otras, adaptar las que existen, enmendar e intentar aplicarlas pese a su ambigüedad y contradicciones. Las evaluaciones realizadas implican un reconocimiento de las deficiencias y la necesidad de medios, pero la realidad impone su fuerza apagando cualquier reclamo bajo amenazas veladas y directas.

En el acto de inauguración del año judicial 2017 en la ciudad de La Paz, la magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maritza Suntura, fue clara y contundente con los jueces y empleados del sistema judicial: "Si alguien no está de acuerdo con el sueldo, tiene las puertas abiertas, pueden renunciar y dedicarse a otro tipo de actividades". Asimismo, instó a los funcionarios judiciales que si les gusta esa profesión deben amanecerse cumpliendo su labor e incluso trabajar sábado y domingo para cumplir con la sociedad.

El hecho es que toda la preocupación de las autoridades sobre la crisis del sistema de justicia, que derivó en revelaciones de autoridades nacionales sobre la corrupción, el consorcio de jueces, fiscales y abogados, y las redes de extorsión, quedaron en simples denuncias, mientras la llamada Cumbre Judicial se limitó a desarrollar un acuerdo político militante, cuyas conclusiones tienen un destino inequívoco.

Todavía se cree que cambiando las leyes se arreglará el problema de fondo, y días atrás, durante la inauguración del año judicial, el Presidente de la República presentó un paquete de proyectos de ley con los que se pretende iniciar el proceso de reforma acordado en la Cumbre Judicial.

La presidenta del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de La Paz, Carmen del Río Quisbert, sostuvo que la gestión pasada fue intensa para los 17 vocales, 240 jueces y los cerca de 1.000 funcionarios jurisdiccionales y administrativos que atienden las 20 provincias del departamento de La Paz. De acuerdo con el informe hasta el 15 de noviembre de 2016 en juzgados de La Paz, El Alto y provincias del departamento, se atendieron un total de 267.000 causas y trámites judiciales. De esa cantidad, se han resuelto 124.887, es decir, el 47 por ciento, informó la presidente del TDJ.

Sin embargo, expresó que resulta preocupante que, como ha ido ocurriendo en los últimos cuatro años, para este 2017 se tiene cerca de 142.000 causas pendientes de resolución en todos los juzgados.

Quisbert, afirmó que una de las razones de esta mora procesal tiene relación con el bajo presupuesto con el que cuenta el Poder Judicial, por lo que solicitó extremar esfuerzos para que se "garantice nuestro presupuesto". Remarcó que luego de un proceso de análisis, el TDJ concluyó que el cambio judicial será posible con el fortalecimiento de la "independencia institucional y la autonomía económica del Órgano Judicial".

La presidenta del TDJ de La Paz, sostuvo que una mayor asignación presupuestaria para el Órgano Judicial definida por Ley del Estado, será la medida que viabilizará también el desarrollo de una carrera judicial que asegure la estabilidad de los jueces y resguarde su independencia interna y externa para una mejor administración de justicia.

Sin duda la independencia política partidista y una autonomía económica pueden ser la base para un cambio del sistema judicial, que debe ser complementado con la elección de magistrados y jueces probos e idóneos, en apego a meritos individuales tanto profesionales como de una forma de vida en el marco de valores y principios éticos.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487