JORNADA
Sábado 22, julio 2017
Loading
Cambio de autoridades y funcionarios

Imprimir Enviar
miércoles 11, enero 2017

Generalmente en los cambios de gobierno, se producía el fenómeno que se denominó como "las dos Bolivias", "de los que asumen el poder y de los que corren". En efecto, los nuevos funcionarios, en los dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, especialmente, llegaban con sus amigos, simpatizantes y correligionarios, "limpiando" oficinas de trabajadores del anterior régimen, hasta los mensajeros.

Una práctica lamentable, que generaba desazón y preocupación, además de traumas familiares, cuando los ingresos esmirriados ya no existían, mientras que las obligaciones eran las mismas.

Pensábamos que en un gobierno con mayoría en la votación popular, con dos tercios en el Parlamento, este fenómeno quedaría como una anécdota negativa del pasado y que, por fin, entraría en vigencia la "carrera administrativa", tan predicada y utópica en nuestro país, como sucede también en la diplomacia boliviana, cuando los embajadores no son producto de la "carrera diplomática" y menos referentes de la Academia que existe y que, al parecer, ha quedado para el recuerdo.

El Presidente del Estado ha anunciado cambios en su Gabinete de ministros, declaración que, al margen de la aparición de los apetitos personales, de las "credenciales" de lucha por el cambio o por la vigencia y reelección de los Mandatarios, ha ocasionado nerviosismo y desazón en los funcionarios de menor rango en las instituciones susceptibles a tener una nueva cabeza.

Lo mismo sucede en la Asamblea Legislativa Plurinacional, en la que, como es norma, se procederá a la elección de nuevas mesas directivas en ambas Cámaras, presidentes de comisiones y de comités, en medio de la incertidumbre de profesionales y no profesionales que apenas han accedido a contratos temporales que fenecen con la gestión que se va y tienen que apelar a la suerte o alguna influencia para renovarlos.

Como señalamos también en un régimen de esta naturaleza se presentan "las dos Bolivias". Pretendientes a ministros, ya eligen a sus posibles colaboradores, por supuesto de confianza, y se aprestan a complacer a sus superiores para contratar a amigos o militantes.

Si existieran suficientes industrias, empresas de diferente naturaleza y una reactivación de la producción alimentaria y también de tecnología, seguramente el Estado dejaría de ser el mayor empleador y el que trata peor a sus dependientes.

Por las razones anotadas, creemos que en esta nueva gestión, con nuevos Ministros, se debería tender a la generación de nuevos empleos, a la inversión externa, y al fomento a la industria en todos los campos, a fin de que miles de profesionales que egresan de las universidades no se queden como taxistas, sino que puedan ejercer su conocimie nto en beneficio de la Patria.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487