JORNADA
Viernes 26, mayo 2017
Loading
En riesgo el sistema de pensiones

Imprimir Enviar
Guido Pizarroso Durán
lunes 13, marzo 2017

El sistema de pensiones del país se ve amenazado por un futuro incierto en criterio de instituciones y profesionales que analizaron la situación de las jubilaciones, alertando que el Sistema Integral (SIP) no asegura un buen nivel de montos de pensiones debido a varias cuestiones, entre ellas, por haberse eliminado el aporte estatal y patronal que había con el Sistema de Reparto; porque que el monto de la pensión se calcula con una esperanza de vida de 83 años, lo cual no se ajusta a la realidad; y por la baja rentabilidad de los fondos de pensiones.

El tema fue analizado en un foro denominado "La Jubilación en Riesgo, un debate necesario sobre el futuro de las pensiones en Bolivia", organizado por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), la Cátedra Libre Marcelo Quiroga Santa Cruz, Erbol y el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

Este último organismo de investigación explicó que son más de seis años de los cambios dispuestos por el actual gobierno (2010) al sistema de seguridad social, con la implementación del Sistema Integral de Pensiones (SIP), el mismo que creó la jubilación solidaria y la unificación de los esquemas contributivos, semi – contributivos y no contributivos. Estos han generado resultados que no llegan a satisfacer las demandas de los trabajadores, por lo que a pocos años de la aprobación de la Ley 065, las exigencias de modificaciones se van acrecentando, sin que encuentren respuestas favorables de parte del gobierno.

CEDLA alertó que con el paso del tiempo las pensiones de jubilación se transformarán de bajas a miserables, ya que a medida que pasan los años, la cantidad de trabajadores que se benefician con la Compensación de Cotizaciones disminuirá y el número de jubilados que deben acudir la Pensión Solidaria ha crecido. Ese efecto ya se puede advertir en los datos.

La investigadora Giovanna Hurtado, explicó que en 2013 el 71,1% de los jubilados recibía su pensión con Compensación de Cotizaciones, el 14% sólo de sus cuentas individuales, mientras que sólo el 10,1% tenía la Pensión Solidaria. Para el 2015, el segmento de los jubilados del Sistema Integral que accedieron a la Pensión Solidaria subió a más del 75%, mientras que las otras modalidades quedaron en 24%.

Hurtado señaló que el Sistema Integral no asegura un buen nivel de montos de pensiones por tres razones. La primera es que se eliminó el aporte estatal y patronal que había con el Sistema de Reparto; la segunda consiste en que el monto de la pensión se calcula con una esperanza de vida de 83 años, lo cual no se ajusta a la realidad; y tercero por la baja rentabilidad de los fondos de pensiones.

Agregó que el Sistema Integral de Pensiones no tiene una visión de garantizar los derechos de las personas, sino privilegia fortalecer el mercado financiero y de capitales.

Una de las conclusiones del foro recomienda una nueva reforma que haga posible que el sistema de pensiones pase de su actual política mercantil a una reforma social, que recupere los principios de solidaridad, universalidad y eficiencia.

Recordemos que, entre otros principios, la Constitución Política del Estado (CPE) establece que la seguridad social se presta bajo los principios de universalidad, integridad, equidad, solidaridad, unidad de gestión y eficacia... Cubre atención por enfermedad, epidemias, maternidad, riesgos profesionales y laborales, discapacidad; desempleo, orfandad, invalidez, viudez, vejez, muerte y hasta vivienda, y dispone que el sistema de salud es la suprema y primera responsabilidad del Estado. ¿Cuántas de estas directrices se cumplen? La verdad es que los gobiernos de por lo menos las últimas tres décadas, concretamente desde 1985 se han esforzado por destruir, restringir y utilizar política y demagógicamente los sistemas de seguridad social que comprenden la salud integral y pensiones y jubilaciones.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487