JORNADA
Lunes 20, noviembre 2017
Loading
Lecciones de la controversia con Chile

Imprimir Enviar
martes 11, julio 2017

Toda dificultad, controversia, tropiezo, etc., siempre nos dejan lecciones que es necesario analizarlas para sopesar las consecuencias y adoptar caminos adecuados para superarlos. El progreso es producto, precisamente, cuando la humanidad, con su inteligencia y capacidad, se sobrepone a las vallas del futuro.

Con esa introducción, después de la tormenta ocasionada por la detención y juicio contra 9 bolivianos en Chile y su expulsión; la liberación y entrega de dos carabineros chilenos que pasaron la frontera hacia nuestro territorio, debe llegar la reflexión y la crítica, además de la autocrítica.

Debemos preguntarnos si lo que aconteció en territorio vecino con nuestros compatriotas, tuvo un adecuado seguimiento y un adecuado tratamiento. Lo mismo en lo que se refiere a los servidores del Mapocho, a los que, muchos, han querido verlos en las mismas circunstancias de los nueve. Prevaleció la prudencia y la diplomacia, más bien.

Como resultado inmediato, vemos que la Policía Boliviana ha propuesto la creación de una Dirección de Fronteras, paso necesario que ayudará a la lucha contra el contrabando y el narcotráfico. En este punto el financiamiento del gobierno tiene que ser decidido e inmediato.

La Aduana está obligada a adoptar mejores políticas de control de fronteras, junto a la policías y las Fuerzas Armadas. Ya se conocen los pasos prohibidos o no habilitados por donde transitan los que están fuera de la Ley y son esos puntos y otros en los que se deben instalar puestos de nuestros uniformados.

El control de nuestras fronteras, que son extensas con los países vecinos, debe ser una garantía para el país, para terminar con las mafias, resguardar nuestra economía y nuestra producción, además de evitar que la droga llegue a los confines de nuestro planeta.

Para una acción de esta naturaleza, si bien existe la propuesta policial, se debería efectuar un estudio integral de control y resguardo de fronteras, junto a la lucha contra el contrabando y el narcotráfico, entre la Aduana, la Policía y las Fuerzas Armadas de la Nación.

Un paso de esta naturaleza precisa de una fuerte erogación económica, pero los resultados puede que sean positivos para la economía nacional y la imagen del país en el exterior.

"Después de la tormenta llega la calma". Pero no podemos quedar varados en esa calma, sino que la misma nos debe impulsar a nuevos derroteros para evitar los problemas que han surgido y que nos han llevado a una controversia internacional que, en otras circunstancias, se hubiese evitado, con una adecuada instrucción y tecnología para quienes tienen la misión no sólo de controlar el contrabando, sino también de resguardar nuestra soberanía y dignidad.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487