JORNADA
Lunes 20, noviembre 2017
Loading
Graves denuncias contra TV estatal

Imprimir Enviar
Dr. DAEN Waldo R. Torres Armas
martes 11, julio 2017

La televisión pública no solo pierde dinero, sino que se lo roban. (Más de Bs 155.000.000, según denuncia de la Ministra López). La mala gestión, su entrega sectaria y su adicción a la teleenlatada, ahuyenta a los espectadores y la lleva a la irrelevancia. Es un caso insólito: esta Tv. que debía tener el liderazgo por poseer la primicia y la información completa, es una generadora de lástima y/o de repudio. Su falta de credibilidad y de audiencia hace que solo los que la manipulan puedan soportarla. Es un fenómeno de hemiplejia moral: el modelo de televisión pública se ocupa de difundir la "bondad" del régimen y la "maldad" de la oposición. No hay matices: no es un servicio público, es un servicio de propaganda del poder hacia el público. El resultado ineluctable es su entera subordinación a los Órganos-Poderes del Estado. No es un instrumento para la construcción nacional.

Los gobiernos no quieren el debate, no quieren acabar con su explotación como maquinaria propagandística; a la Tv. todos la quieren a sus órdenes, es la crónica general y habitual del abuso de poder.

Tenemos que cambiar de un modelo de televisión "gubernativa" a uno Estatal. El objetivo es desgubernamentalizar la televisión, pues no tiene sentido que el que debe ser fiscalizado, sea el que controle. El primer deber de los servicios informativos es con los espectadores, no con el Gobierno ni con ningún partido. La Tv. pública es de todos, se debe a la sociedad, no a partidos o sindicatos, es el ciudadano quien hace posible su presupuesto y como accionistas, debemos garantizar la independencia de su gestión, porque termina siendo un símbolo de nuestra libertad.

El mandato debe dejar claro la misión de la Tv: ser "un servicio público" y este se logra cuando los telediarios no contentan a la oposición y desagradan a los Gobiernos. Debe ser los ojos y los oídos de la ciudadanía, fomentar el pluralismo, el debate democrático y el espíritu crítico de los ciudadanos, defender los valores constitucionales, contribuir a la construcción de la identidad, la vertebración y la cohesión territorial. Debe mantenerse firme ante los intentos de injerencias gubernamentales, debe anteponer su compromiso con el ciudadano y sus señas de identidad deben caracterizar su independencia, su calidad y su apego a la realidad. De ahí la importancia de salvaguardar su carácter universal y plural como una obligación de quien Gobierne. Solo así será fiel al mandato de la ciudadanía.

Se debe crear un nuevo marco legal de administración de Tv-B-, pero no es el Gobierno quien debe definirlo, sino el ciudadano indirectamente con su voto. Un Consejo de Administración conformado por periodistas sin militancia política, una administración con personal idóneo, admitido con exámenes de méritos y competencia, para evitar escandalosos hechos de "corrupción, de malversación y robo de millones de bolivianos", como denunció ante el ministerio público la actual ministra de Comunicación, Gisela López.

A tal extremo llega la protección a hechos delictivos, que hasta la fecha pasada más de tres semanas de la denuncia solo se detuvo al Gerente Técnico y no se los convoca a Gerentes Administradores designados a dedo, a ex Ministros de Comunicación que pese a saber lo que ocurría al interior de Tv.B, no tuvieron la moral para denunciarlo, por ello merece punto aparte la actitud de la ministra López, que de alguna forma intenta demostrar que Tv.B Canal 7 no fue administrada honesta e idóneamente.

Al esquema gubernamental le conviene que los directos responsables de las designaciones en TVB, exministros de Comunicación, sean aprehendidos para que declaren "su verdad " o la "verdad real". Pues no se puede ocultar con un dedo el sol que alumbra y quema la perversidad.

Toda dificultad, controversia, tropiezo, etc., siempre nos dejan lecciones que es necesario analizarlas para sopesar las consecuencias y adoptar caminos adecuados para superarlos. El progreso es producto, precisamente, cuando la humanidad, con su inteligencia y capacidad, se sobrepone a las vallas del futuro.

Con esa introducción, después de la tormenta ocasionada por la detención y juicio contra 9 bolivianos en Chile y su expulsión; la liberación y entrega de dos carabineros chilenos que pasaron la frontera hacia nuestro territorio, debe llegar la reflexión y la crítica, además de la autocrítica.

Debemos preguntarnos si lo que aconteció en territorio vecino con nuestros compatriotas, tuvo un adecuado seguimiento y un adecuado tratamiento. Lo mismo en lo que se refiere a los servidores del Mapocho, a los que, muchos, han querido verlos en las mismas circunstancias de los nueve. Prevaleció la prudencia y la diplomacia, más bien.

Como resultado inmediato, vemos que la Policía Boliviana ha propuesto la creación de una Dirección de Fronteras, paso necesario que ayudará a la lucha contra el contrabando y el narcotráfico. En este punto el financiamiento del gobierno tiene que ser decidido e inmediato.

La Aduana está obligada a adoptar mejores políticas de control de fronteras, junto a la policías y las Fuerzas Armadas. Ya se conocen los pasos prohibidos o no habilitados por donde transitan los que están fuera de la Ley y son esos puntos y otros en los que se deben instalar puestos de nuestros uniformados.

El control de nuestras fronteras, que son extensas con los países vecinos, debe ser una garantía para el país, para terminar con las mafias, resguardar nuestra economía y nuestra producción, además de evitar que la droga llegue a los confines de nuestro planeta.

Para una acción de esta naturaleza, si bien existe la propuesta policial, se debería efectuar un estudio integral de control y resguardo de fronteras, junto a la lucha contra el contrabando y el narcotráfico, entre la Aduana, la Policía y las Fuerzas Armadas de la Nación.

Un paso de esta naturaleza precisa de una fuerte erogación económica, pero los resultados puede que sean positivos para la economía nacional y la imagen del país en el exterior.

"Después de la tormenta llega la calma". Pero no podemos quedar varados en esa calma, sino que la misma nos debe impulsar a nuevos derroteros para evitar los problemas que han surgido y que nos han llevado a una controversia internacional que, en otras circunstancias, se hubiese evitado, con una adecuada instrucción y tecnología para quienes tienen la misión no sólo de controlar el contrabando, sino también de resguardar nuestra soberanía y dignidad.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487