JORNADA
Martes 19, septiembre 2017
Loading
Indignantes regalos a La Paz

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
miércoles 12, julio 2017

Todos los paceños hemos esperado que este mes, en días previos a recordar la primera revolución armada del Continente en contra del yugo español, hubiese tenido como premisa el patriotismo, los honores y las glorias a nuestros protomártires, que ofrecieron su vida para que nuestra Patria sea lo que es hoy: Bolivia, libre y soberana.

La Paz ha sido la víctima del imperio español y de sus tropas. Nuestros héroes ajusticiados, torturados, deportados y residenciados en lugares inhóspitos. "Lágrimas" para los paceños, como lo dijo un general hispano.

Sin embargo miles de patriotas se unieron a la acción y llevaron la tea a todos los rincones de la Patria hasta expulsar al último baluarte de Madrid, antes que los ejércitos libertadores cruzaran el río Desaguadero, para abrir el camino a la independencia.

La sangre, el heroísmo, los sacrificios fueron los sinos de ese tiempo heroico, al que deberíamos comprender y resaltar los valores patrios con civismo, izando nuestra bandera local junto a la tricolor.

Pero, La Paz sigue siendo la víctima. Ayer vándalos evitaron el tránsito de los ciudadanos. Apedrearon un bus municipal, rompiendo sus vidrios. Atentan contra los derechos de los ciudadanos y también contra los bienes del Estado y del pueblo.

Este es uno de los regalos que ofrecen quienes no entienden o no conocen nuestra historia. Los paceños se sienten lastimados e indignados por estas acciones que con el nombre de reivindicación, están destinadas a destruir el progreso y el bienestar de los habitantes de esta ínclita ciudad.

Hoy las calles y avenidas nuevamente serán el teatro de la protesta y de la marcha, por el paro decretado por la Central Obrera Boliviana. Ojala no prevalezca el vandalismo de ayer y se respete a la fecha cívica de nuestro departamento.

Comprendemos las exigencias, las necesidades, la injusticia que se expresa en las vías de comunicación, que es necesario que se subsanen por medio del diálogo y del consenso. Pero no estamos de acuerdo que todos los días se someta a los paceños y no paceños al martirio de llegar a sus labores diarias para abastecer a sus hijos de alimento y vestimenta, en un tiempo en el que el empleo digno y rentado es una quimera.

Esperamos que los ciudadanos, pese a estos negativos mensajes, concurran a los actos cívicos, expresen su admiración por el heroísmo de nuestros protomártires y prometan que Bolivia nunca más será víctima de ningún imperio colonial y menos de tiranos y dictadores.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487