JORNADA
Lunes 20, noviembre 2017
Loading
Una decisión atinada entre Chile y Bolivia

Imprimir Enviar
jueves 13, julio 2017

Todo escollo o problema que tenemos en nuestra existencia, de ninguna manera se torna en negativo, sino que nos imbuye experiencia y nos da caminos para soluciones y enmiendas, si es necesario. Soluciones que, en el caso de la humanidad, también se llega a continuar con nuestro proceso de evolución, de evolución del humanismo y del respeto a los derechos humanos.

Los acontecimientos fronterizos con Chile, que encresparon los ánimos en ambos países, en un tiempo en el que la crisis bilateral se hace más acentuada, ha dejado lecciones que es necesario aprovecharlas, a fin de no retornar por el mismo camino.

Ambos países, en forma coordinada y atinada, han decidido enfrentar el tema fronterizo en forma conjunta, acordando una reunión técnica en la ciudad de Santa Cruz para el próximo 25 de este mes.

Será el Comité de Fronteras, existente desde hace algún tiempo, el que retornará a negociar soluciones a los problemas que se presentan, con la amarga experiencia de la detención y juicio en contra de 7 aduaneros y dos militares bolivianos, y el apresamiento y devolución de dos carabineros chilenos. Ambos casos por haber atravesado las fronteras, en el cumplimiento de su deber, sin observar el respeto a los límites que existen.

Chile y Bolivia mantienen actualmente dos litigios en la CIJ. El primero es una demanda de Bolivia para obligar a Chile a negociar una salida soberana al océano Pacifico; y el segundo es una acción del país del Mapocho para que se determine si las aguas del Silala deben considerarse un río internacional.

Creemos que este es un paso muy importante, para acabar con las fricciones y los insultos, dejando en la justicia los temas de fondo, el reclamo boliviano para que Chile acceda a negociar sus compromisos para una salida al Océano Pacífico en forma soberana, y la soberanía sobre las aguas del Silala. Los dos se encuentran en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Se hace preciso crear un clima propicio en las relaciones bilaterales. En caso que la Corte falle por el diálogo que exigimos, lo lógico es que el vecino esté dispuesto a hacerlo en forma pacífica y cordial.

Esperemos que así se lo comprenda y que el paso adoptado y las negociaciones que se iniciarán para llegar a un acuerdo fronterizo, sean exitosos. Esto no quita a Bolivia sus derechos y menos menoscaba su soberanía.

Al parecer podemos avizorar, por lo menos, una tregua en este camino de amenazas, de desprecio, de humillaciones, de discursos ofensivos, ya que la vida cotidiana no sólo es de los políticos de ambas naciones, sino de los pueblos que viven del comercio cotidiano, y del transporte, los que son los directos perjudicados.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487