JORNADA
Martes 19, septiembre 2017
Loading
Control responsable de natalidad

Imprimir Enviar
Guido Pizarroso Durán
jueves 13, julio 2017

Bolivia tiene en este momento 11 millones146 mil habitantes, una ínfima pero importante parte de la población mundial que ya alcanzó la cifra 7 mil millones 533 mil seres humanos, que a su vez hacen posible que cada día nazcan 350 mil niños que se suman a la lucha por la vida. Efectivamente, el constante aumento de la población conlleva grandes retos ya que obliga a una mayor producción de alimentos, a ampliar los sistemas de agua potable, energía y otros recursos que afectan a la sostenibilidad, el acceso a los servicios de salud y obligan a una serie de iniciativas para afrontar la tarea de satisfacer las múltiples y crecientes necesidades.

A su vez el crecimiento es un desafío y una oportunidad para aprovechar mejor los recursos naturales, proteger el medioambiente, comprender que debe parar la destrucción de la naturaleza y agudizar el ingenio para crear mecanismos que no sean dañinos en la competencia por hacer que la vida sea cada vez mejor asistida, sin provocar desbalances que afecten el ecosistema.

La ONU ha difundido una serie de mensajes destinados a promover la responsabilidad en el crecimiento de la humanidad, al recordarse el Día Mundial de la Población y exhortar a que toda esta semana, y ojala siempre, la comunidad internacional asuma el compromiso de cumplir una nueva agenda de desarrollo sostenible basada en los principios de la equidad y los derechos humanos. Un objetivo fundamental de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es que nadie se quede atrás.

Se estima que los jóvenes en este momento son más mil 800 millones, y que son los llamados a definir las realidades sociales y económicas, y a sentar las bases del futuro. Sin embargo, muchos de ellos siguen luchando contra la pobreza, las desigualdades y las violaciones de los derechos humanos que les impiden desarrollar su potencial colectivo y personal.

La propuesta de observar el Día Mundial de la Población partió del Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 1989, que la plasmó en su decisión 89/46 recomendando la fecha del 11 de julio para su celebración.

Si bien se han logrado avances significativos en la reducción de la pobreza y la mejora de las oportunidades y del bienestar para muchas personas en todo el mundo, cientos de millones siguen aguardando desesperadamente la posibilidad de un futuro mejor. Las niñas, en particular las adolescentes en sus años de formación, se encuentran entre las personas a las que se ha prestado menos atención en iniciativas de desarrollo anteriores.

En el caso de Bolivia, la mayor parte de la población es joven. El 59,6% de los habitantes tiene menos de 30 años y la tasa de crecimiento es de 1,4% de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Según grupo etario, la población menor de 15 años representa el 32,4%, mientras que quienes tienen entre 15 y 29 años constituyen el 27,2%, ambos grupos suman el 59,6%. En tanto, el grupo de 30 a 59 años representa el 31,4% y la población adulta mayor alcanza el 8,9%.

A junio de 2017, según las proyecciones del INE, la población en Bolivia es de aproximadamente 11.146.000 habitantes. Para este año se proyecta alrededor de 249.000 nacimientos, una tasa global de fecundidad de 2,8 hijos por mujer en edad fértil al final de su vida reproductiva y 66.000 defunciones.

Según el INE, la tasa bruta de natalidad y tasa bruta de mortalidad tienden a disminuir para los próximos años. Naturalmente esto será posible si en nuestro país se logra comprender en su justa dimensión la maternidad y paternidad responsables, que como actitud social es esencial en el proceso de crianza de las futuras generaciones.

En varias oportunidades, instituciones como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y organizaciones sociales han reflexionado sobre el hecho de que aún existan altos índices de embarazo en adolescentes, fenómeno que está creciendo en Latinoamérica de forma preocupante. Es necesario que las instituciones puedan asegurar a que la población desde muy temprana edad cuente con información veraz y científica para que pueda postergar lo más posible un embarazo no deseado; y una vez que la pareja ya lo desee, tenga las condiciones y todo el apoyo de la familia y de la sociedad.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487