JORNADA
Viernes 22, septiembre 2017
Loading
La soberbia descalifica toda acción de gobernantes y gobernados

Imprimir Enviar
Wenceslao Jauregui
lunes 4, septiembre 2017

Las tres semanas pasadas, sobre todo, la sede de gobierno fue centro de peticiones, con una serie de planteamientos y exigencias, de varios sectores: Gremiales, mujeres campesinas de Achacachi, Fejuve La Paz, socios de Cotel, indígenas y defensores ambientales del Tipnis, docentes, universitarios, administrativos de San Andrés y la Upea y de comunidades cercanas a Mallasa.

Lo lamentable es que tanto miembros del Órgano Ejecutivo del Estado, del Gobierno Municipal, de la Gobernación, incluido el Fiscal Departamental, por conveniencia o por desconocimiento de la realidad, mantuvieron actitud de soberbia que raya en la insensatez cuando lo correcto era y es: Primero, convocar a diálogo a dirigentes de las organizaciones sociales. Segundo, hacer conocer a estos, mediante documentación e informes explicativos, coherentes, irrefutables, la justeza de las peticiones o la falta de criterio legal administrativo y judicial.

En el caso de Achacachi, cómo es posible intentar tapar con un dedo la luz del sol, de la verdad, el Alcalde sindicado de corrupción, malversación y manejo discrecional de dineros del Municipio, es resistido no solo por quienes habitan la ciudad, sino también por pobladores de las diferentes comunidades, comarcas, ayllus.

Lo insólito es que habiendo hecho abandono de funciones el ciudadano Edgar Ramos, al no estar trabajando en oficinas ediles ubicadas en Achacachi, aún no haya sido reemplazado. En cuanto a tres dirigentes de Fejuve de Achacachi, que fueron detenidos preventivamente, en una investigación que recién comenzó y a velocidad interesante, no se actúa de la misma forma en torno a la denuncia de vecinos de Achacachi contra el Alcalde Ramos. Al respecto el Fiscal Departamental Dr. Edwin Blanco, como portavoz del Ministerio Público, debe explicar el por qué no avanza con la misma celeridad el caso incoado contra el Alcalde Ramos.

En la resistencia de los gremiales a la carnetización obligatoria-voluntaria, es increíble que el Alcalde Luis Revilla no reciba en la comuna a dirigentes de ese gremio, así no tengan afiliados o que no sean de su partido, los bloqueos son multitudinarios y allí no hay dónde perderse, la soberbia del burgomaestre y del Concejo Municipal, debería dejarse de lado por cuanto, para eso, para que dialoguen en todo lo concerniente al buen derecho y al progreso de la ciudad fueron elegidos por el pueblo paceño y no paceño que habita nuestra metrópoli, para que sepan explicar sin creerse ídolos.

Basta de perjudicar a los habitantes de esta noble ciudad por la tozudez de quienes no quieren dialogar y explicar una y mil veces, sobre los alcances de todo actuado del Estado, Gobernación y Municipio, también del Ministerio Público.

Tan perversa es la soberbia que podría ocasionar situaciones imprevisibles ante la negativa de los que en resumidas cuentas son inquilinos del Palacio de Gobierno, de la Gobernación, del Municipio y de las instancias del Ministerio Público. Es mejor que convoquen en forma inmediata a dialogar sin miramientos, e informar con argumentos convincentes basados en la corrección, la verdad y la Ley.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487