JORNADA
Jueves 21, septiembre 2017
Loading
El Papa en Colombia

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
martes 12, septiembre 2017

Indudablemente que la palabra del papá y el ejemplo se ha tornado en una orientación en este tiempo en el que las virtudes se convierten en un mito mientras que la delincuencia avanza a pasos agigantados.

La visita del Sumo Pontífice a Colombia se inscribe en la historia de Latinoamérica, por lo que la tierra es de lo que han emitido los mensajes de paz, de amor y de tolerancia, de la fe católica en millones y no sólo de los colombianos sino de esta parte del continente.

No ha podido ignorar la referencia a la Patria del Libertador Simón Bolívar, que se encuentra en una de las mayores crisis de su historia, con un pueblo que padece las consecuencias de una mala administración y de los principios de una dictadura.

El papa convocó al diálogo, que ojalá tenga respuesta adecuada, que no es otra que el camino de la democracia, del respeto a las libertades ciudadanas, y de la convocatoria a elecciones generales para ese pueblo elija su destino.

La corrupción y el desconocimiento de los mandatos de los pueblos, se convierte en una constante en Latinoamérica, que se agrava con la falta de seguridad, la delincuencia y la arbitrariedad de los que detentan el poder.

Colombia se ha demostrado como un pueblo de paz, haber logrado la pacificación después de 50 años de fratricidio, remontando el enfrentamiento armado a las urnas, a justa electoral y ya no a la voz de las armas que segaron la vida de alrededor de ocho millones de colombianos.

El Papa llegó justo en ese momento, dando su visto bueno con la bendición y su alegría por la paz. Esperemos que la palabra papal se extienda todos los pueblos para que encuentre la justicia y el bienestar.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487