JORNADA
Jueves 18, enero 2018
Loading
Falta de diálogo prolongó paro

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
miércoles 10, enero 2018

La falta de consenso y de diálogo, por parte de las autoridades, ha llevado al país a una desatención de la salud de los bolivianos, por espacio de 47 días, cuando los temas observados por los médicos podían haberse resuelto antes de las medidas de presión.

Ha sido necesario que manifestaciones, pronunciamientos y apoyo de varios sectores hagan entrar en razón al gobierno, para reconocer que lo exigido tenía toda la razón y no la imposición que fue la consigna, además de los denuestos, de las acusaciones sin fundamento y de una propaganda negra en busca de mellar la dignidad de los galenos y enfrentarlos con el pueblo, lo que no sucedió.

"Más vale tarde que nunca", señala el refrán y, felizmente, el conflicto quedó desactivado y los médicos retornaron a sus labores diarias en beneficio de la salud ciudadana, aunque queda pendiente el paso de enfrentar la elaboración e Identificación de una política nacional de salud a fin de elaborar una Ley, la que debía haber sido enfrentada hace doce años, como una prioridad, tal como lo señala la Constitución Política del Estado.

La medida de ese sector, sin embargo, abrió las páginas del Código Penal aprobado y promulgado, encontrándose en él artículos que atentan contra las libertades, como de prensa o de protesta, identificados por diferentes sectores y que hoy demandan la abrogación total de esa norma, también bajo medidas de presión.

Al parecer la política gubernamental continúa en la misma senda que siguió en el caso de los médicos en un principio, que nos puede llamar la atención en sentido de que no se redactó una norma adecuada y que hoy continúa siendo observada.

Antes de que los conflictos sigan adelante, lo necesario es que las autoridades ingresen a un debate con los sectores que no están de acuerdo con la violación de los intereses ciudadanos y están en contra de las libertades, tal como lo sugirió un parlamentario oficialista.

La Central Obrera Boliviana, los gremialistas, comités cívicos y otras instituciones continúan con las medidas de presión en contra del referido Código, medidas que deben ser desactivadas por medio del diálogo y el consenso y no con la violencia represiva.

Es lamentable que la imposición haya originado un paro tan prolongado, esperándose ahora que se cumplan con los acuerdos, tal como se lo hace con los artículos de ese instrumento legal.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487