JORNADA
Viernes 25, mayo 2018
Loading
El contrabando es cada vez más violento

Imprimir Enviar
martes 13, marzo 2018

El contrabando es una de las peores lacras económicas y delictivas que destruye la industria y el comercio legalmente establecidos en el país, dejando pérdidas al Estado que, según algunas publicaciones, llegaría a mil millones de dólares anuales por evasión impositiva. Sus efectos son tan perniciosos, que hasta inducen a pobladores de las zonas fronterizas a comprometerse dando protección a los contrabandistas, que cada vez son más violentos y enfrentan a las autoridades aduaneras y a los organismos encargados del control.

Los diferentes mecanismos de control son insuficientes para atender las extensas fronteras, mientras cada vez son mayores los riesgos para los aduaneros, la policía y las unidades militares que apoyan la represión al contrabando. Un operativo realizado el pasado fin de semana terminó trágicamente, cuando fueron emboscados dos militares con grado de sargento integrantes de la Unidad de Control Aduanero (UCA). Ambos fueron asesinados a balazos mientras trasladaban uno de cinco vehículos indocumentados que fueron decomisados en la comunidad de Sabaya, a 50 kilómetros de Pisiga, Departamento de Oruro, según el informe policial.

De acuerdo a informes preliminares, un grupo de pobladores bloqueó a los otro cuatro motorizados, con el fin de que el primero quedara relegado. No es la primera vez que los contrabandistas apelan a la violencia y reciben el apoyo de pobladores.

El año pasado, la presidenta de la Aduana, Marlene Ardaya, revelaba que los camiones de los contrabandistas cuentan con resguardo de "sindicatos" conformados por personas armadas o que utilizan dinamita, y que se organizan utilizando a personas que alertan a los contrabandistas.

Ardaya explicaba que esa ilegal labor está respaldada por los denominados "loros" o gente dedicada a alertar sobre el movimiento de las patrullas anti-contrabando. Son gente provista de teléfonos móviles o satelitales que están dispuestos en lugares estratégicos para conocer el momento mismo en el que salen las patrullas de los centros de operaciones.

Frente a la magnitud de la violencia, inclusive se tuvo que utilizar una tanqueta militar para disuadir a estos grupos. En diciembre del año pasado, el presidente Evo Morales, frente a otro hecho violento de los contrabandistas, anunció que el gobierno perfila un programa conjunto entre las Fuerzas Armadas y la Policía.

La declaración la hizo luego del ataque que contrabandistas perpetraron la última semana de diciembre pasado al puesto fronterizo de Tambo Quemado, donde tras derribar con explosivos más de cinco metros del muro perimetral de ese puesto aduanero se robaron un camión y mercancía valuada en más de 200 millones de dólares. El vehículo había sido incautado con mercadería ilegal en la frontera con Chile. De acuerdo a los datos que maneja el gobierno, el 70% del contrabando que ingresa al país, tiene origen en Chile.

Los antecedentes que existen y el último suceso en el que perdieron la vida dos militares a manos de los contrabandistas, obliga a que las autoridades adopten de una vez medidas enmarcadas en las normas legales, que hagan posible frenar el contrabando, y desalentar a los grupos de apoyo a esta ilícita actividad.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487