JORNADA
Domingo 22, abril 2018
Loading
Salarios y el movimiento sindical

Imprimir Enviar
lunes 9, abril 2018

Los asalariados recibirán este año un aumento salarial según decida el Gobierno, al margen de cualquier estudio sobre las posibilidades reales de la economía nacional. Para nadie es un secreto que los salarios son bajos en el país, y un gran porcentaje ni siquiera recibe el salario mínimo nacional, especialmente en los sectores informales. Los exdirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) acosados por la actual administración gubernamental, hicieron planteamientos que estaban fuera de la realidad nacional, mientras los actuales dirigentes, proclives al MAS, efectuaron un pedido simbólico.

De hecho el Gobierno ha logrado desarticular a sindicalismo boliviano, mediante el "clientelismo", dádivas, puestos de trabajo directos o para familiares de los dirigentes, de manera que pocos son los sectores confiables. Han desaparecido aquellos dirigentes entregados fielmente a sus federaciones y sindicatos, curtidos en las luchas sindicales y sólidamente preparados tanto ideológica como culturalmente, especialmente entre los mineros, fabriles, maestros y universitarios.

Especialmente en la última década, la decadencia del sindicalismo es muy profunda, y probablemente solamente se salven del escarnio, el exdirigente Mitma en la COB, y el sector de salud, especialmente de los médicos, que demostraron unidad alertando sobre los peligros del código penal que pretendía imponer el gobierno. Gran parte de los sindicatos y federaciones están controlados por testaferros y oportunistas, que con el apoyo del gobierno tomaron muchas organizaciones sociales. ¡Que más prueba! que los actuales dirigentes de la COB, que al ser elegidos se comprometieron a apoyar el proceso de cambio.

Por ello, a nadie extrañará que el pliego petitorio entregado por los dirigentes de la COB al presidente Evo Morales, planteando el incremento salarial del 10% al salario básico y 15% al mínimo nacional, sea simbólico, quede en nada, y el gobierno fije lo que considere acorde a los indicadores del manejable INE. Además para ello no tendrán que recurrir a artimañas, ya que la economía nacional no aguantaría una medida salarial desproporcionada, con el consiguiente riesgo de desatar un descontrol de precios y se abran las vías de la inflación.

Pero nada de eso importa a los actuales dirigentes de la COB, que en realidad como objetivo central y para congraciarse con su jefe, visitaron a Morales para que pueda participar en el aniversario del ente matriz de los trabajadores el 17 de abril próximo, y los acompañe en la marcha del 1º de mayo, que se realizará en la ciudad de Oruro, por el Día Internacional del Trabajo.

Esta relación se comprende, después de conocerse la denuncia del diputado opositor Gonzalo Barrientos, quien identificó a 15 dirigentes de la actual COB, que figuran como funcionarios públicos en los registros de la Contraloría General del Estado. Detalló que "hay dirigentes trabajando en instituciones públicas y que representan supuestamente a otros sectores".

La mayoría de los dirigentes en la lista elaborada por Barrientos, figuran en entidades controladas por el Movimiento Al Socialismo (MAS). Es lamentable que un organismo como la Central Obrera Boliviana, que alcanzó un lugar en la historia nacional por su decidida intervención en la vida nacional, haya llegado a extremos en los que los actuales dirigentes hayan preferido la perfidia y actúen a espaldas de las bases, que el 2016 se pronunciaron por la No reelección.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487