JORNADA
Martes 22, mayo 2018
Loading
Una gota de aporte

Imprimir Enviar
lunes 14, mayo 2018

El Ministro de Medio Ambiente y Agua del gobierno boliviano afirmó que la provisión de agua potable para esta gestión tanto en la ciudad de La Paz como en otras poblaciones aledañas está garantizada.

Esta afirmación pareció recordar que a fines del 2016, la ciudad sede de gobierno tuvo una de sus mayores crisis por la escasez de agua, lo que derivó en un agudo racionamiento en un centenar de barrios paceños y alteños.

Según esta autoridad, los embalses que son los abastecedores de este líquido elemento para los algo más de 2 millones de habitantes que tienen, en conjunto, las ciudades de La Paz y El Alto, están llenas de agua hasta en un 96% de su capacidad de almacenamiento. Este hecho hizo que el ministro de Medio Ambiente asegure la normal provisión en esta gestión.

Lo que llama la atención y debe ser motivo de preocupación de autoridades y la población paceña y alteña, es que sigamos confiados en la naturaleza (lluvia) para asegurar que estas ciudades tengan garantizada la provisión de agua.

Pese a que algunas autoridades expresaron que en un futuro no muy lejano, las guerras entre países no serán por riquezas sino por agua, es poco o nada lo que se hace para evitar el derroche de este líquido. Si bien los meses que duró la crisis del agua en 2016 se vieron ciertas actitudes orientadas al uso moderado del agua y protestas -por ejemplo-, por el lavado público de vehículos, pasado el racionamiento se volvió a la indolente actitud de no cuidar el consumo del agua.

La crisis mundial del agua no es una amenaza a futuro. Es un hecho actual que ya lo están sufriendo ciudades de otros países.

En marzo de este año agencias internacionales de noticias informaban "abrir el grifo y que salga agua es un lujo que no está al alcance de todos. Lo saben los habitantes de Ciudad del Cabo, la segunda metrópolis más grande de Sudáfrica, que viven bajo la amenaza del llamado «Día Cero». Cuando llegue -y se prevé que lo haga el año que viene-, se convertiráen la primera gran urbe en quedarse sin este recurso naturaly en la que, por tanto, se cierre el suministro".

Según las Naciones Unidas hay casi 850 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso al agua potable.

Muchos se preguntarán por qué tenemos escasez de agua si este elemento cubre el 70% de la superficie de la Tierra. Ellos se olvidan que el agua dulce no es tan abundante como pareciera, pues solorepresenta3% del total del agua existente en nuestro planeta.

El 2014 hicieron una investigación en las 500 ciudades más grandes del mundo y la misma encontró que una de cada cuatro de esas municipalidades se encuentra en una situación de «estrés de agua», que se presenta cuando los suministros anuales descienden por debajo de 1.700 metros cúbicos por persona.

La ONU,advirtió que para el año 2030, la demanda global de agua potable sobrepasará el suministro en 40%, gracias a una combinación de factores como el crecimiento demográfico, el cambio climático y la acción humana.

Esta es una realidad presente en todo el mundo. Pero pese a la gravedad que significa, las autoridades nacionales hicieron poco porque la población entera tome conciencia del problema y se sume, con su gota de aporte, a las acciones necesarias para racionalizar el consumo.

Por otra parte, las autoridades nacionales deberían empezar por copiar el accionar de otras ciudades del mundo que hacen sus mayores esfuerzos para evitar la evaporación del agua en los embalses; cambiar la red de distribución de agua, porque su mal estado se traduce en elevadas pérdidas.

Éstos son solo dos ejemplos de los muchos que se pueden llevar adelante para evitar el derroche y la pérdida de agua.

El presidente Morales ha reiterado en foros internacionales y en el país que el agua es un derecho. Pero, también será necesario que los habitantes asuman que su cuidado es una obligación de todos. Así podremos garantizar que nuestros hijos y sus hijos no tengan que matar para tener un poco de agua.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487