JORNADA
Sábado 22, julio 2017
Loading
Chile revela que concesionó las aguas del Silala en 1906 a una empresa ferroviaria

Imprimir Enviar
La Paz, (Abi)
miércoles 11, enero 2017
El canciller chileno Heraldo Muñoz reveló ayer martes que se concesionó el uso de las aguas del manantial Silala en 1906 a la empresa anglo chilena The Antofagasta Railway Company Limited Company, a la que dos años después Bolivia otorgó una concesión con el mismo fin.

"Chile tiene el perfecto uso de hacer utilización de estas aguas en su territorio (...) Así lo ha sido desde siempre, desde el año 1906 en que se dio una primera concesión por parte del Estado a un privado en nuestro país, en nuestro territorio", enfatizó en declaraciones difundidas por el diario digital Emol.

Para Muñoz ese dato significa que siempre hubo un curso de río internacional Silala, por lo que dijo el uso del mismo le compete al país transandino.

Asimismo, siempre según Emol, el jefe de la diplomacia chilena desestimó la intención de Bolivia de realizar estudios para cuantificar las supuestas pérdidas económicas que, a su juicio, ha sufrido por el uso que ha realizado Chile de las aguas del Silala.

El canciller sostuvo que "Chile está haciendo su trabajo y seguramente las autoridades bolivianas están muy preocupadas, porque Chile ha hecho su trabajo de manera responsable, seria, con apoyo científico, con datos históricos, con documentos, declaraciones y mapas bolivianos que van a estar en nuestra memoria".

En junio de 2016, Chile demandó a Bolivia ante La Haya por el aprovechamiento de las aguas del Silala.

Mientras Bolivia reclama que es un manantial que se origina en su territorio y que su curso fue desviado unilateralmente por ese país transandino, Chile argumenta que es un río de cauce internacional.

Según las investigaciones bolivianas, la empresa The Antofagasta Railway Company Limited y la Prefectura de Potosí rubricaron un contrato de derecho público internacional privado para que esa empresa canalizara el agua de 90 ojos de bofedal y llevara el líquido al norte de Chile, con el objeto, hasta 1941, de mover las locomotoras a vapor que rodaban por rieles tendidas en más menos 1.000 km en el Norte del longilíneo de Chile.

Chile reemplazó las aguas duras (salinas) que echaba a los calderos de las locomotoras por las aguas suaves (dulces) del Silala e hizo funcionar esa industria hasta 1941, cuando se abrió espacios a la tecnología del combustible fósil.

Y desde entonces, siempre de la mano de privados bajo la égida de los gobiernos de turno en La Moneda, orientó los 200 litros de agua por segundo del Silala, que cada año sumaron 126 millones de litros, hacia donde se halla la mina de cobre de Chuquicamata, puntal del erario público y del presupuesto de las Fuerzas Armadas chilenos.

Bolivia
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487