100 millones de dólares se “embolsillo” Kirchner?

En Buenos Aires “ocho cuadernos de la corrupción” se han constituido en espada de la justicia contra “poderosos políticos” que se consideraban “intocables” y que en familia gobernaron la república de Argentina.

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue sindicada como “jefe de una asociación ilícita”, que «habría recaudado cien millones de dólares durante su periodo de gobierno» por lo que el juez Federal Claudio Bonadio pidió “su desafuero como Senadora”.

El juez procesó y ordenó prisión preventiva de 30 exfuncionarios del gobierno de Cristina Vda. de Kirchner y 13 empresarios, del total, cinco exfuncionarios y nueve empresarios permanecerán en libertad por haberse acogido “al arrepentimiento” y su deseo de colaborar con la justicia. La expresidenta se autodenominaba “populista”, intentó blindarse con la impunidad que establece el reglamento Legislativo.

“Los cuadernos de la corrupción”, entregados a la Justicia por el chofer Oscar Centeno, dan a conocer la corrupción más grande de la historia argentina, 14 detenidos, 49 imputados y 13 arrepentidos, entre ellos algunos de los mayores empresarios que “admitieron haber pagado los sobornos que pedían los ministros populistas de Kirchner”. Los “cuadernos de la desgracia”, como calificaron los argentinos, han derrumbado muros de privilegio en la que se escudaron -según documentos que cursan en los expedientes de investigación y proceso-, quienes a nombre del pueblo se llenaron los bolsillos mediante contratos leoninos con empresas, sobre todo, del rubro de la construcción.

Entre ellas la constructora más grande de dicha nación, “Ruggio”, la acería “Techint”, la española “Isolux”, la empresa “Lecsa” del grupo Macri de propiedad de Ángelo Calcaterra, preso arrepentido ahora convertido en colaborador de la investigación y primo del presidente Mauricio Macri.

En pasillos de los tribunales de justicia de Buenos Aires, entre abogados, litigantes y el mundillo político sectario se afirma: “Se prendió la ventiladora de la cloaca, como el mayor escándalo de pago de sobornos durante el gobierno de Cristina Fernández, que ocasionó la grave crisis, en especial social y el rechazo de los argentinos hacia la clase política”.

Roberto Baratta según documentación judicial, fue el recaudador del “dinero negro”, aportado por empresarios dispuestos a pagar millonarios sobornos para hacerse de contratos multimillonarios.

El pedido del Juez Federal contaría con la aprobación de varios parlamentarios de la bancada Peronista, que hasta antes de la declaración de Cristina Fernández la apoyaban, pero por la gravedad de los hechos ilícitos revelados, se desmarcarían.

Cabe recordar que la esposa del Gral. Juan Domingo Perón, conocida como Evita Perón, en lo social era ensalzada por los sectores populares, por sus obras para los pobres. Cristina Fernández quiso compararse con ella, pero con su delictiva acción como Presidenta, hace impopular a los peronistas. Dura lección, similar a lo ocurrido al expresidente Lula Da Silva, del Brasil, de todas formas, los peronistas tendrán que votar para que la expresidenta se defienda en los estrados judiciales sin ninguna clase de fuero parlamentario. Su detención a la corta o después, parece inminente.