14 familias damnificadas del deslizamiento reciben departamentos

APG

A casi una semana del deslizamiento, El presidente Evo Morales entregó ayer departamentos a las primeras 14 familias que perdieron sus viviendas por el deslizamiento de magnitud que ocurrió el 30 de abril en el barrio Inmaculada Concepción de la ciudad de La Paz.

Se trata de departamentos de tres dormitorios, dos baños, sala, comedor, lavandería y despensa ubicados en el condominio Pacha, que se levanta en el sector Huajchilla del municipio de Mecapaca, a 28 kilómetros de la sede de Gobierno.

Los departamentos están valuados en más de $us 40.000 y con una superficie de 80 metros cuadrados, precisó Morales.

«Este problema pasó el día martes, hermanos y hermanas sin casa, todo su esfuerzo de toda la vida ahora no hay nada, gravísimo, (…), pero a una semana ahora entregamos viviendas a las familias que han venido a vivir acá», dijo el jefe de Estado.

Morales anunció que este martes se entregará otro lote de departamentos a las familias damnificadas en la ciudad de El Alto y agradeció a la Alcaldía Municipal de La Paz, para gestionar terrenos que se prevé destinar a los inquilinos que perdieron sus pertenencias en ese deslizamiento.

«Que haya tristezas, pero también alegrías, nos preocupamos, pero no sólo nos preocupamos sino nos ocupamos», dijo Morales e informó que la búsqueda de personas desaparecidas continuará en el sector de Inmaculada Concepción.

Por su parte, Patricia Quijarro, discapacitada e integrante de una de las familias damnificadas, expresó su agradecimiento al presidente y a las autoridades por la entrega de esos departamentos, tras perder completamente sus inmuebles construidos con el esfuerzo de su vida.

«Quiero agradecer por darnos un lugar y la solución a los vecinos que hemos sufrido el deslizamiento, quiero agradecer infinitamente porque estamos empezando de nuevo de cero y agradecer también a los hermanos que nos han ayudado», mencionó.

Tras ese acto, Morales procedió a entregar los departamentos de manera personal a las familias damnificadas, momento en el que algunos beneficiarios rompieron en llanto por la solidaridad y la eficacia del mandatario para atender desde el viernes a ese sector necesitado.

«Yo me siento feliz por todo esto, muchas gracias, nosotros construimos nuestra casa y se ha ido en un segundo, pero ahora estamos felices», dijo un padre de familia beneficiado.

Según información oficial, el deslizamiento ocurrido en el barrio Inmaculada Concepción causó el colapso de 68 casas que afectó a 180 familias, que fueron evacuadas a campamentos instalados en cercanías de ese sector.

Ese movimiento de tierra también dejó el saldo de cuatro muertos, cuyos cuerpos aún son buscados entre los escombros.

Continuará búsqueda de los desaparecidos

Morales aseguró que continuará la búsqueda de al menos cuatro personas reportadas como desaparecidas el pasado martes durante un deslizamiento en La Paz que afectó unas 160 viviendas y dejó sin techo alrededor de 580, entre propietarios e inquilinos.

«Lamento mucho. Hay cuatro hermanos desaparecidos, la búsqueda va a continuar», dijo el jefe de Estado durante el acto de entrega de departamentos a unas catorce familias damnificadas en el municipio contiguo de Mecapaca, al sur de la ciudad.

Morales aseguró que «no es sencillo» encontrar a las personas que se cree podrían estar entre las miles de toneladas de tierra desprendida y que se tendrían resultados en una semana más, basado en la experiencia de algunos casos similares.

La mayoría de las familias afectadas están asentadas en la cancha Fígaro, un campo deportivo cercano al área del suceso y en el que se instalaron decenas de carpas donde se concentra la ayuda que llega de las instituciones y los ciudadanos bolivianos.

Este pasado domingo, varios de los residentes en las carpas de acogida conminaron a Morales y a su Gobierno a mantener la búsqueda de cuatro desaparecidos por el deslizamiento, durante una visita que realizó al campamento de damnificados.

La zona afectada por el deslizamiento es San Jorge de Kantutani, a pocos kilómetros del centro de La Paz, y se caracteriza por tener suelos inestables producto de la topografía accidentada de la ciudad que está rodeada de montañas.

El desprendimiento de tierra provocó que emerja una gran masa oscura a lo largo de unos 700 metros que se cree es parte de un antiguo basurero sobre el que se edificó gran parte de las casas que se derrumbaron o que quedaron dañadas.

Las tareas de estabilización continúan con el trabajo de maquinaria pesada.