A La Paz, en su CCIX aniversario

Dr. DAEN. J. Wenceslao Jáuregui

Los nacidos y no nacidos en esta amada ciudad de La Paz, debemos hacer profunda reflexión y recordar, “a moros y cristianos”, que “La Paz es Cuna de Libertad y Tumba de Tiranos”, por lo tanto, es tiempo de rendir nuestro más ferviente reconocimiento a los protomártires de la Revolución del 16 de Julio de 1810, a la cabeza del insigne patricio paceño, Dr. Pedro Domingo Murillo, que fue ejecutado por sus ideales y principios democráticos. Al momento de su ejecución dejó la máxima a sus compatriotas de todo el hemisferio: “Muero, pero la Tea que dejó encendida, nadie la podrá apagar”.

Todos tenemos la obligación irrenunciable de mantener la Libertad por sobre todas las cosas y circunstancias y debemos seguir trabajando por la unidad nacional y el desarrollo de La Paz.

Es momento de exigir, a los administradores circunstanciales de la cosa pública, dotar de mayores recursos para su desarrollo. Todos los recursos que producen, los estantes y habitantes de esta ínclita ciudad de La Paz, debe volver y quedar para los paceños, por ejemplo los ingresos de la Autopista La Paz- El Alto-La Paz, que tiene un movimiento de unos 50 mil vehículos que transitan diariamente, recursos por el peaje que debe ser de propiedad de La Paz e ir para la construcción de otra autopista de ocho carriles que una de Norte a Sur de la ciudad, igualmente requiere la construcción de un nuevo aeropuerto, ubicado en la Zona Sur a 2.650 m.s.n.m., la conclusión de la carretera La Paz-Cochabamba que, por la mezquindad de los administradores eventuales, ha sido paralizada, olvidando que “las personas pasan y las instituciones y obras quedan”, con esta carretera se reduciría de 7 horas a 3 ó 4 horas de viaje al corazón de Bolivia (Art. 11 de la CPE-2-7-2009), lo que significaría progreso para ambas ciudades, necesita con urgencia la construcción de un nuevo Estadio Olímpico, con 10 carriles para el atletismo, para 100 mil personas que asistan a partidos de fútbol y que los paceños tengan oportunidad de practicar atletismo en sus diferentes especialidades, respaldar el ciclismo que el padre Pérez, estuvo fomentando de manera espectacular este deporte, que por el momento nadie hace nada, pese a que existe un Ministerio de Deportes, nada hace a favor del deporte paceño. Consecuentemente, en el marco institucional y constitucional, establecidos en la CPE, los paceños y no paceños, que vivimos en esta ínclita ciudad , exigimos a los servidores públicos nacionales, departamentales y municipales, atiendan las apremiantes necesidades del Departamento de La Paz, para su progreso y desarrollo, con políticas educativas, culturales, vertebración caminera, exploración petrolera en el norte de La Paz, políticas de salud gratuita para todos los estantes y habitantes de esta heroica capital que pese a sus infortunios, debe liderizar la Libertad y Desarrollo, para Bolivia.