Alcalde de Quillacollo reasume funciones en medio de disturbios

APG

El alcalde de Quillacollo, Eduardo Mérida, ingresó ayer a su oficina con resguardo policial para retomar sus funciones a pesar del rechazo de los concejales y varios grupos de vecinos, después de un mes de suspensión por la falsificación de un certificado de libreta militar que fue levantada a través de un Amparo Constitucional.

Pudo entrar a su oficina con resguardo ya que en la puerta de la Alcaldía se reunió un grupo de personas que se oponían a su restitución y otro que lo apoyaba, hubo amagos de enfrentamiento entre ambos bandos.

El concejal del Frente Para La Victoria (FPV), Héctor Montaño, presentó un recurso de enmienda y complementación a la jueza que determinó el retorno de Mérida a su puesto; pero el recurso fue rechazado. A pesar del rechazo, Montaño aseguró que Mérida “no puede regresar a la Alcaldía” hasta que las resoluciones judiciales que determinaron la suspensión de Mérida y su restitución sean valoradas por el Tribunal Plurinacional Constitucional.

Mérida ingresó a su oficina con un notario para levantar un inventario, después de permanecer en el Comando Policial de Quillacollo cercano a las oficinas municipales, el edificio fue cerrado con candados.

“Estamos constituyéndonos ya acá y obviamente estamos siendo acompañados por la fuerza pública. Los que están acá son vándalos y esperamos que la Policía los aprehenda”, dijo el burgomaestre.

Hubo amagues de pelea entre seguidores de Mérida y quienes se oponen a su retorno y apoyan al alcalde suplente Zacarías Jayta.

Los grupos contrarios pasaron de atacarse con huevos y tomates, a enfrentarse con piedras y golpes. La Policía tuvo que recurrir a agentes químicos para separar a los sectores en conflicto.

Sobre los disturbios, el Alcalde llamó a la población a la tranquilidad y anunció que llevará a un fiscal para procesar a quienes reincidan en agresiones.

Mérida fue suspendido de su cargo el 9 de junio por decisión del Concejo Municipal, debido a que tiene una sentencia judicial por la presunta falsificación de una libreta militar, sin embargo, el viernes pasado el Alcalde ganó un amparo para ser restituido.

La jueza familiar segunda de Quillacollo, Olma Rojas, dispuso el viernes pasado que Mérida reasuma sus funciones en atención a un Amparo Constitucional y la anulación de dos resoluciones ediles del pasado 8 de junio, que dieron pie a su alejamiento y posterior elección de Jayta.

Inicialmente, el juez de Sentencia Primero de Quillacollo, Elvis López, dio curso a una acción de cumplimiento de una condena de 3 años y 6 meses fijada contra el burgomaestre por la falsificación de un certificado de libreta militar.

El retorno de Mérida trató de ser impedido por un recurso de solicitud de complementación y enmienda planteado por el concejal Edgar Montaño, a las 08h30, a la juez familiar segunda local, que fue rechazado minutos más tarde.

“Los antecedentes de la materia, este sea la audiencia dictada en fecha 13 de julio de 2018, siendo que la misma se conoció en audiencia pública y en presencia de todos los accionantes y accionados, en consecuencia y debido a estar debidamente fundamentada, clara y transparente no hay nada que enmendar ni complementar”, señala la resolución de la juez.

Mientras tanto, la tensión continúa en puertas de la Alcaldía de Quillacollo por enfrentamientos entre correligionarios de Mérida y opositores, que fueron expulsados de la puerta de ese predio municipal por un fuerte contingente policial con gas pimienta.