Alto ausentismo en primarias con apoyo de 36 % a Morales

APG

Evo Morales obtuvo el respaldo de poco más de un tercio de sus militantes ayer en las primarias celebradas por primera vez en Bolivia, boicoteadas por la oposición, que fue a votar solo lo mínimo necesario para habilitar sus candidatos de cara a las generales de este año en el país.

El Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente boliviano fue el partido que de lejos tuvo mayor participación, pero llegó a solo el 36,5 por ciento del casi un millón de sus militantes que podían votar, según los últimos datos del órgano electoral.

Los principales líderes opositores habían anunciado que no irían a las urnas en una votación que consideran un gasto inútil, porque solo se podía votar a una candidatura por partido, sin más opciones, y porque lo ven como un intento del oficialismo de avalar una candidatura de Morales que consideran ilegal.

Por ello, solo acudió a las mesas electorales el mínimo de militantes necesario para habilitar sus candidaturas para las elecciones generales de octubre, con porcentajes de un máximo del 7 por ciento e incluso se quedaron en poco más de 3.

El mejor situado en las encuestas junto al propio Morales, el expresidente boliviano Carlos Mesa, candidato a la presidencia por la alianza Comunidad Ciudadana, logró el voto del 5,3 por ciento de su militancia.

El senador Óscar Ortiz, que encabeza la alianza Bolivia Dice No, recibió un porcentaje del 5,6 por ciento, pero otros candidatos destacados se quedaron por debajo, con el 4,3 por ciento el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas y el 3,9 el expresidente Jaime Paz Zamora.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, María Eugenia Choque, reconoció que “quedan retos y desafíos” en cuanto a la participación, que era voluntaria mientras que en las generales es obligatoria.

Evo Morales aseguraba al inicio de la jornada que las primarias abren una nueva etapa en el país, por la democratización interna de los partidos políticos, que lo sitúa junto a otros de Sudamérica que celebran primarias como Argentina y Uruguay.

El mandatario calificó de “histórico” este día, tras emitir su voto en Villa Turani, uno de sus feudos electorales, a la media hora de abrir las mesas electorales.

Morales esperaba una “participación masiva”, aunque asumía que esta “primera experiencia” en el país podía evidenciar “debilidades”.

El mensaje opositor era bien distinto, con calificativos desde el “fracaso” y “fraude” hasta el “atentado a la democracia” y el “ridículo mundial”.

Cárdenas fue uno de los más críticos, con expresiones como “¡el voto simbólico ganó! ¡El voto controlado perdió!”, al denunciar que hubo “presión y el chantaje” del MAS a empleados públicos para que fueran a votar.

El órgano electoral comunicó en su sede central en La Paz los resultados preliminares, ya que los definitivos pueden tardar hasta tres días, mientras en el exterior colectivos ciudadanos críticos con las primarias celebraban una vigilia por la democracia.

Estas plataformas ciudadanas protestaron a lo largo de toda la jornada de ayer frente al tribunal electoral, con votaciones simbólicas en plena calle que se repitieron en otras partes del país.

No obstante, la votación a la que estaban convocados 1.715.880 militantes de nueve organizaciones políticas y alianzas transcurrió con normalidad, con apenas incidencias salvo denuncias puntuales en redes sociales de supuestos votos irregulares a favor de Morales.

El órgano electoral habilitó la candidatura de Morales para un cuarto mandato en base a un fallo del Tribunal Constitucional de Bolivia, que estableció el derecho a la reelección indefinida.

La oposición argumenta que debió prevalecer la Constitución del país, que limita a dos los mandatos consecutivos, y un referéndum que negó a Morales la posibilidad de eliminar ese límite.

El Constitucional ya avaló para un tercer periodo a Evo Morales, en el poder desde 2006, al entender que el primero no contaba porque en 2009 Bolivia se refundó de República a Estado Plurinacional.