ANH secuestra “importante” cantidad de combustibles y garrafas

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) secuestró 1.610 litros de combustibles líquidos, entre diésel y gasolina, 66 garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP) llenas y 27 vacías, en operativo en una feria clandestina de la población de Chejepampa, provincia Omasuyos del departamento de La Paz.

La ANH explicó que en la población de Chejepampa existe un pequeño río que marca la frontera entre Perú y Bolivia y cerca de ese lugar se realizaba una feria clandestina donde se vendían otros productos, entre ellos garrafas y combustibles líquidos, lo cual no está permitido.

Esa tarea la realizó la Dirección de Operaciones de Interdicción de Hidrocarburos de la ANH, junto al Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (SENASAG), en el marco del Grupo de Trabajo Multisectorial de Lucha Contra el Contrabando Bolivia-Perú.

La Ley 100, promulgada en 2011, incorpora el artículo 226 del Código Penal y establece que la persona que almacene o comercialice diésel, gasolina o GLP, sin estar autorizada por la entidad competente, será sancionada con la privación de libertad de tres a seis años y la confiscación de los bienes e instrumentos para la comisión del delito.

El combustible secuestrado fue depositado en los almacenes de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) como manda la normativa y después de ser sometido a un control de calidad, volverá a ser comercializado en el mercado interno.