Arce: Declaración de Mesa hubiera sido clave en juicio contra Goni

APG

El ministro de Justicia, Héctor Arce, consideró ayer que, de acuerdo a los antecedentes que se conocen sobre la denominada “masacre de octubre de 2003” y el juicio civil contra Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni) y Carlos Sánchez Berzaín, en Estados Unidos, la declaración de Carlos Mesa hubiera sido “clave” para establecer la verdad en ese proceso.

El Juez James Cohn, de la Corte de Distrito de Florida, revirtió la decisión tomada hace semanas por un jurado civil, que halló culpables al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003) y su ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, por la ejecución extrajudicial de 65 civiles durante una insurrección popular hace 15 años, en Bolivia.

“Lamentamos profundamente este fallo injusto e irracional de un Juez de EEUU que deja sin efecto una determinación ciudadana y colegiada. De acuerdo a los antecedentes que se conocen la declaración de Carlos Mesa hubiera sido clave para establecer la verdad”, señaló Arce a través de su cuenta de Twitter.

“El juez revocó el dictamen sin mayor justificación que aquella de decir que no se ha podido establecer la existencia de un plan para asesinar y quitar la vida a ciudadanos en las tristes célebres jornadas de 2003 (…). Más de 60 personas no son asesinadas por casualidad, ha habido necesariamente un plan para amedrentar, para menoscabar la dignidad del pueblo alteño”, subrayó.

Según Arce, la declaración de Carlos Mesa hubiera sido clave para demostrar lo que el Juez de la Florida exigió; un plan de eliminación de personas, considerando que de acuerdo a un documental elaborado por el propio expresidente días previos a su asunción en la presidencia se refirió a los medios de comunicación con una frase que llama profundamente la atención.

“Les dijo a los medios: me han consultado si tengo el coraje de matar, y yo he respondido que no, no tengo, ni tendré mañana el coraje de matar”, citó Arce en alusión a la frase que habría pronunciado Mesa.

Remarcó que hubiera sido interesante que la justicia norteamericana y dado el análisis que ha hecho el juez, conozca de la propia mano del expresidente y futuro presidente como fue en ese periodo (a partir del 17 de octubre de 2003), quién le preguntó su tenía el coraje de matar.

“Si esa pregunta que reveló es correcta, eso demuestra pues la existencia de un plan, la existencia de una determinación de quitar vidas humanas, que es lo que extraña el juez para aplicar la famosa regla 50”, aseveró Arce.

Carlos Mesa, que era vicepresidente de Sánchez de Lozada en las revueltas de 2003, se negó a ser testigo de cargo en el juicio que la corte federal de Estados Unidos instauró contra el expresidente y su exministro Carlos Sánchez Berzaín.

Así lo denunció el dirigente de la Asociación de Víctimas de Octubre Negro, Patricio Quispe, quien dijo que en diciembre de 2017 y enero de 2018, solicitaron a Carlos Mesa, mediante carta, que atestigüe a su favor, pero “nunca respondió” y solo se enteraron que se excusó a través de un memorial que envió a la corte federal.