Argentina y Bolivia avanzan en cooperación bilateral en energía y tecnología

ABI

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su homólogo de Bolivia, Evo Morales, avanzaron en Buenos Aires en la cooperación bilateral en campos como la energía y la tecnología, y valoraron los lazos históricos y culturales que unen a ambos países vecinos.

En una comparecencia conjunta en la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, los mandatarios repasaron los temas que centran las reuniones que encabezan junto a delegaciones políticas y técnicas durante la primera visita de Morales a su homólogo desde que este llegó a la Presidencia en diciembre de 2015.

«Esta visita, querido presidente, la tomamos en el marco de la profunda e histórica amistad que existe entre nuestros países», expresó, con semblante serio, el jefe de Estado argentino ante la prensa en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

Ya por la mañana ambos presidentes se encontraron en la localidad bonaerense de El Palomar, donde conversaron sobre energía y conocieron un avión de la Fuerza Aérea Argentina que se busca vender a Bolivia a través de un programa de capacitación conjunta.

Morales, también serio, se mostró junto a su par «sorprendido» por la aeronave y destacó que ya desde «anteriores gestiones» su país ha empezado a adquirir tecnología argentina, como aviones para el Ejercito o ambulancias.

«Con el hermano presidente hemos acordado, por ejemplo, construir tres hospitales para medicina nuclear todo con tecnología argentina», remarcó el mandatario boliviano, convencido de que ambos países tienen la «obligación» de buscar este tipo de transferencias como Estados latinoamericanos.

Morales destacó que por primera vez en la historia de Bolivia se ha empezado con la industrialización de sus recursos naturales, y lamentó la mayoría de tecnología llegue de Europa, Asia o Norteamérica, pero «muy poco de Brasil y Argentina».

Sobre las gestiones por el avión Pampa III de Argentina, Morales adelantó que llegará un equipo técnico de su país para negociar la adquisición.

Por otro lado, en tema energético, Bolivia, a través de la Empresa Nacional de Electricidad Bolivia (ENDE), ya está autorizada a operar en el sistema eléctrico argentino.

También la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) podrá comercializar directamente gas natural en Argentina mediante las empresas privadas del país rioplatense.

«Las negociaciones van avanzando muy bien. YPFB participará en la inversión de plantas destinadas a la exportación», añadió Morales.

Macri afirmó que sobre la mesa bilateral estarán, además de la energía, «temas importantes» para el futuro de los dos países como el equipamiento hospitalario, la hidrovía Paraguay-Paraná hacia el Atlántico -compartida por Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay- e intercambios comerciales y culturales.

Los presidentes acordaron reubicar la zona franca otorgada a Bolivia en la ciudad de Rosario -a orillas del río Paraná- para dar mayor funcionalidad y fortalecer el comercio boliviano a través de la hidrovía, para conectarse con el Atlántico.

Bolivia y Argentina trabajaran además en la cooperación científica para fortalecer el desarrollo de biocombustible.

La visita a la Casa Rosada de Morales incluirá una reunión con miembros de ambos Gobiernos y un almuerzo de trabajo con Macri, un encuentro que venía demorándose desde hace meses, si bien Morales había comentado su disposición a reunirse con su par.

No obstante, el mandatario boliviano visitó por última vez Buenos Aires en octubre pasado, pero esa cita no se produjo.

Morales mantuvo una estrecha relación con la anterior presidenta, Cristina Fernández (2007-2015), opositora a Macri, y varias han sido las ocasiones en las que ha expresado su apoyo a la actual senadora ante sus problemas con la Justicia, que la mantiene procesada en varias causas por corrupción.

En agosto del año pasado, Morales llegó a escribir en Twitter, en su defensa a Fernández, que «la derecha en América Latina, después de su fracaso, intenta mediante persecución judicial acallar la voz de los pueblos».

«Somos dos países vecinos, con la misma historia del tiempo de colonia. Vamos a ser vecinos de por vida y tenemos la obligación como presidentes y gobiernos de trabajar en bien de nuestros pueblos», argumentó esta mañana Morales al agradecer a Macri la invitación.

Por su parte, Macri subrayó la «importancia y volumen» de la comunidad boliviana en Argentina.

«Trabajadora, emprendedora, respetuosa en la convivencia que siempre nos ha dado una enorme alegría en este esfuerzo compartido de construir una mejor realidad para todos», concluyó.

Morales valoró que Argentina dé «facilidades» a sus compatriotas que llegan a trabajar y «aportan» al tema productivo, como en la fabricación de ladrillos, y reconoció que en las horas que lleva en el país escuchó «algunos problemas» en el sector textil.

«Siempre va a haber problemas que vamos a tener como pueblos migrantes», enfatizó.

El mandatario boliviano se encuentra en Buenos Aires desde el domingo, cuando participó en un acto junto a la comunidad boliviana que reside en Argentina, que le agasajó con música y danzas típicas.

Además, esta mañana se reunió con Matías Lammens, presidente del club de fútbol San Lorenzo, por el trabajo que lleva adelante junto a sus compatriotas afincados en Buenos Aires.