Arrancan obras para esperada siderúrgica de 546 millones de dólares

APG

Las obras para la primera siderúrgica estatal de Bolivia dieron comienzó ayer con una inversión prevista de unos 546 millones de dólares, para un proyecto con apoyo chino largamente esperado en el país.

“Llegó la hora”, aseveró el presidente de Bolivia, Evo Morales, al proclamar que “por fin llegó este día histórico”.

El presidente abogó por que “termine rápidamente la obra”, tras un comentario en referencia a los problemas que tuvo en el pasado.

El proyecto de la acería del Mutún lo ejecutará finalmente la estatal china Sinosteel, tras acuerdos fallidos con la brasileña EBX en 2006 y en 2012 con la india Jindal.

Morales destacó que el 85 % de la financiación procede de un crédito, con el Banco de Exportaciones e Importaciones de China (Eximbank), y el 15 restante lo aporta el Estado boliviano.

Del total de inversión, unos 466 millones de dólares son para la construcción y otros 80 para la puesta en funcionamiento.

El presidente subrayó que la empresa china debe entregar “funcionando la planta”, con un plazo de construcción de tres años y medio más seis meses de puesta en operación para su entrega a la estatal boliviana la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM).

El mandatario resaltó además que esta planta en el sureste de Bolivia, frente a la frontera con Brasil, utilizará energía limpia y gas natural, abasteciéndose con agua del río Paraguay.

La previsión es que en una primera etapa de producción alcance las 194.000 toneladas al año, para el mercado interno, mientras que en una tercera fase final llegue al millón, entre barras para construcción y otros aceros.

Evo Morales se mostró “casi convencido” de que con esta producción Bolivia dejará de importar barras de construcción.

En 2017, las importaciones este tipo de materiales costaron a Bolivia unos 193 millones de dólares.

Morales presidió el inicio de obras en un escenario con el lema “El despertar del coloso de hierro”, rodeado de autoridades, representantes de movimientos sociales y de la embajada de China en Bolivia.

La generación de empleo prevista es de unos 4.500 puestos de trabajo en la etapa de construcción, de ellos 3.000 directos, mientras que en funcionamiento serán 600 directos y alrededor de 1.200 indirectos.

La planta tratará unas 650.000 toneladas de mineral bruto al año del Mutún, un gran yacimiento de hierro de Bolivia.

Entre otras instalaciones, incluye un gasoducto de 15 kilómetros y un acueducto de 120.

Sebastián Hurtado, alcalde de Puerto Suárez, el municipio donde estará la siderúrgica, sentenció que “esta es una fecha histórica para toda Bolivia”, porque se cumple “el sueño postergado de muchas décadas”.

Por su parte, el presidente de ESM, Jesús Lara, manifestó que “el Mutún ahora está despertando” con la empresa que “comenzará con la industrialización de hierro” en Bolivia.