Asaltan y roban armas de unidad militar boliviana en la frontera con Brasil

Un grupo conformado supuestamente por brasileños y bolivianos asaltó y robó armas de una unidad de la Armada de Bolivia en el norte del país, en la frontera con Brasil, dejando a un militar herido, confirmó ayer una fuente oficial.

El suceso ocurrió la noche del sábado en la Capitanía Bruno Racua, situada en la localidad de Porvenir, en la región amazónica de Pando, informó el Ministerio de Defensa de Bolivia en un comunicado.

Los hombres, que iban armados, se llevaron nueve fusiles AK, once cargadores y cinco pistolas, se detalla en la nota.

El Ministerio de Defensa señaló que “no se registraron víctimas fatales, sin embargo se debe lamentar que durante el hecho resultó herido con arma de fuego el sargento que se encontraba de servicio”, quien “está en evaluación y cuidado médico”.

En la huida, los asaltantes dejaron abandonada una de las motocicletas en que se transportaban, que lleva una placa de Río Grande, Brasil, y ha sido trasladada a una unidad policial.

“Tras el incidente suscitado se iniciaron las investigaciones pertinentes, además de actividades de patrullaje a cargo de las unidades militares a objeto de rastrillar la zona en busca de los autores y del armamento sustraído”, se indica en el comunicado.

Bolivia y Brasil comparten en total una frontera de 3.500 kilómetros.

Las autoridades de las áreas de defensa y seguridad de ambos países sostienen reuniones regularmente para mejorar los controles y la coordinación para enfrentar los hechos delictivos, sobre todo en la frontera compartida.

Policía movilizó a grupos de élite

La Policía boliviana movilizó a grupos de élite para dar con los autores del robo agravado que sufrió el sábado la Capitanía de Puerto “Bruno Racua”, en Porvenir, frontera norte de Bolivia con Brasil, manifestó ayer su subcomandante general, Agustín Moreno.

“Desde La Paz se desplazó a contingente policial con armas largas para coadyuvar en la seguridad ciudadana de Porvenir y Cobija, entre tanto, grupos de élite intensificaron los patrullajes y labores de inteligencia para localizar a estas personas”, dijo la autoridad.

Para Moreno, es importante no solamente capturar a estas personas, sino recuperar los nueve fusiles AK, cargadores y pistolas, porque “las armas en poder de particulares son de grave peligro para la sociedad”.

Lamentó que a raíz del robo agravado haya resultado herido por arma de fuego un sargento de la Armada Boliviana.

Expresó que a un es prematuro decir que los autores de este hecho sean presuntos miembros del Comando Vermelho, que perpetraron la semana pasada el robo de 30 fusiles y 2.000 municiones a la armería de la Policía Civil del Brasil, en Villa Epitozolandia.