Auditorías revelan que obras en la UPEA están sobrevaluadas: Guillén

El ministro de Economía, Mario Guillén, reveló ayer que las mismas auditorías internas que realiza la UPEA develan dudas y falta de confiabilidad sobre los registros contables de la Universidad y desnudan la ineficacia en la ejecución de obras.

Dos auditorías internas realizadas por la Universidad Pública de El Alto (UPEA) revelan que la construcción de tres edificios para esa unidad académica fue sobrevaluada en 8,9 millones de bolivianos y que, en 2017, la ejecución presupuestaria en infraestructura, de los ingresos que recibe por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) solo llegó a 20,74%, indicó Guillén.

“La primera es la auditoria interna a los estados financieros de 2016; una de las observaciones nos dice que las cuentas construcción y mejoras de otros bienes de dominio privado y contratistas, se encuentran sobrevaluadas en 8.900.000 bolivianos”, dijo en conferencia de prensa.

Señaló que las obras sobrevaluadas fueron la construcción de los edificios para las carreras de Odontología, Ciencias Políticas y Derecho y áreas económicas y financieras fase dos.

Indicó que la conclusión de esa auditoría menciona que, debido a las situaciones descritas, los estados financieros de la UPEA “no presentan información confiable”.

“Esto quiere decir que todos estos números que tenemos en su estado financiero no están correctamente registrados o están generándole dudas a su propia auditoría interna de la universidad”, agregó.

Por otra parte, indicó que una segunda auditoría que se realizó, en 2016, sobre el correcto uso de los recursos provenientes del IDH, concluyó que su ejecución solo llegó a 20,74% de lo programado.

“Lo que significa que la universidad no ha sido eficaz en el cumplimiento del programa operativo institucional, vale decir que lo que ellos han programado en construcción y equipamiento, solamente se habría ejecutado el 20,74 por ciento”, detalló.

El Ministro remarcó que en las auditorías financieras de 2016 y 2017 concluyeron que los datos contables de la Universidad no son confiables, lo cual significa que pudieron haber mal manejo de registros.

Destacó que estas son dudas generadas por la misma UPEA y no por el Gobierno.

Aunque Guillén enfatizó que con esos datos surgidos de las propias auditorías de la UPEA se generan dudas en el Gobierno para seguir dando dinero a la Universidad alteña.

Ratificó que el Gobierno garantizará el normal funcionamiento de la UPEA, pero también exigirá la transparencia en el manejo de sus recursos y la mejora de la calidad educativa.

Complementó que el Gobierno ofrece 70 millones de bolivianos a la UPEA, pero negociar una mayor cifra dependerá de que la Universidad garantice la transparencia en el manejo de sus recursos.