Aumenta el consumo de drogas

El mercado de la cocaína está en plena expansión, con un aumento de la producción, el tráfico y el consumo debido principalmente al crecimiento de las zonas de cultivo. Colombia, es el principal productor, según el último informe de Naciones Unidas. Bolivia, aumentó su producción a 23.100 hectáreas (ha) en 2016, año en el que se efectuó el último estudio, con un incremento del 14% respecto al año anterior. En el reporte, la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (Onudd), recuerda que luego de trece años de tendencia a la baja, los cultivos de coca comenzaron a aumentar de nuevo.

En 2016 el número de hectáreas cultivadas en todo el mundo creció un 76%, hasta las 213.000. De este total, el 68,5 % están en Colombia, un país que ha visto cómo se ha triplicado la superficie dedicada al cultivo de hoja de coca. La Onudd también ha verificado un aumento de las plantaciones de coca en Perú y en Bolivia, debido a cambios en las políticas de erradicación.

Lo peor es que la producción actual de cocaína alcanzó un nivel récord de 1.410 toneladas, un 25 % más que el año anterior, un crecimiento similar al de la cantidad de droga incautada camino de los principales mercados de consumo, Estados Unidos y Europa Occidental. En Bolivia se incrementó la cantidad de cocaína destruida en el primer semestre de 2018 en comparación al mismo periodo del año anterior, según un informe de destrucción de drogas presentado esta semana por la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC).

Durante la presentación del reporte, el representante de ese organismo en Bolivia, Thierry Rostan, señaló que la destrucción de cocaína base y de clorhidrato de cocaína o de alta pureza se incrementó un 18 y un 76 por ciento, respectivamente. Rostan detalló que en los primeros seis meses de 2018 se destruyeron «7.070 kilos de cocaína base» en comparación a los 6.015 del año anterior en el mismo periodo y «3.274 kilos de clorhidrato de cocaína» frente a los 1.861 del primer semestre de 2017. La suma de ambas cantidades supera las 10,3 toneladas de droga, que fueron incineradas o destruidas en el país.

El aumento tanto de las plantaciones de coca como de la producción de cocaína motivó a la ONU efectuar nuevos estudios para establecer el destino de la coca que se produce en Bolivia sobre la base de las 22.000 hectáreas autorizadas por el gobierno. Recordemos que la ley 1008 solamente permitía 12 mil hectáreas de coca. El objetivo de esta investigación es establecer cuanta coca se destina a fines ilícitos.

Un anterior estudio señalaba que de 25.300 hectáreas de coca que había en 2012 en el país, el 59% se desviaba a los mercados no autorizados por ley, según el Informe del Monitoreo de Cultivos de Coca presentado por el Gobierno y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC). Del total de producción, solamente, el 41% fue a los dos mercados legales, de Villa Fátima en La Paz y de Sacaba en Cochabamba, según el estudio.

Bolivia tiene un compromiso con la colectividad nacional y con la comunidad internacional de conseguir la erradicación de la coca excedentaria, lamentablemente, el gobierno al autorizar el aumento de los cultivos ha dado un paso en falso que muestra al país tolerante con una de las peores lacras de la sociedad. Ojalá que se comprenda que por esa vía no solamente se desprestigia el gobierno, sino el país en su conjunto.