Aumenta emisión de gases de efecto invernadero

El mundo está en peligro y pese a la gravedad del calentamiento global y el cambio climático, continúan las agresiones al medio ambiente. Parece que los compromisos asumidos por los gobernantes del planeta en París, quedaron en el olvido, frente a una agresión sin freno al medio ambiente. Bolivia, prácticamente nada hace para preservar la naturaleza y proteger el medio ambiente, mientras más de ocho mil focos de fuego se han registrado en lo que va del año, que han provocado incendios en varios municipios, quemando miles de hectáreas de bosques.

El último informe de publicado por la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Sociedad Estadounidense de Meteorología, alerta sobre el aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, que alcanzó un nuevo récord en 2017, mientras las altas temperaturas asolan el planeta y el deshielo en el Ártico alcanzó su nivel más alto debido al cambio climático, según el estudio en el cual han contribuido 450 científicos.

El informe, de 300 páginas, usa la palabra «anormal» una docena de veces, en referencia a las tormentas, sequías, temperaturas altas y el tamaño de la superficie glaciar en el Ártico. El año pasado, la concentración de los tres gases de efecto invernadero más peligrosos que hay en la atmósfera (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) alcanzaron un nuevo récord. La concentración media de dióxido de carbono en la superficie de la Tierra aumentó hasta las 405 partes por millón, “la más alta en el registro de medición moderna de la atmósfera”, afirma el estudio.

“La tasa de crecimiento global de CO2 casi se ha cuadruplicado desde principios de los años 1960”, añade. La Tierra experimentó en 2017 los niveles de gases de efecto invernadero más altos en registros que se remontan a 800.000 años, y los niveles del mar subieron más y a mayor tasa que hace décadas. El aumento del nivel del mar alcanzó un nuevo máximo: alrededor de 3 pulgadas (7,7 cm) más que el promedio de 1993. El nivel global del mar está aumentando a una tasa promedio de 1.2 pulgadas (3,1 cm) por década. El calor en el océano superior alcanzó un nivel récord, reflejando la acumulación continua de energía térmica en los 750 metros menos profundos de los océanos del mundo.

Volviendo a nuestro medio, pese al mandato constitucional de proteger el medioambiente y a las proclamas de respetar a la “Madre Tierra”, la contaminación en las ciudades por el parque automotor crece sin que se efectúe control alguno. En las áreas rurales los incendios forestales han destruido miles de hectáreas de bosques por la costumbre de las quemas para habilitar tierras de cultivo. Las transnacionales están en las áreas protegidas buscando hidrocarburos y se ignora la obligación de consultar a la población rural.

Anualmente se registran unos 10 mil focos de quemas en el país, siendo los departamentos de Santa Cruz, Beni y La Paz los más afectados. La mayoría de los incendios forestales se producen por las acciones dirigidas a habilitación de campos para cultivos, limpieza de maleza, quemas de pastos, habilitación de barbechos y desmontes. Se estima que cada año se pierden entre 30 y 40 mil hectáreas de bosques.

Por otra parte, los daños a la salud de la población son importantes por el humo que ocasiona problemas respiratorios, agrava la salud de los enfermos, y afecta a la vista, entre otros males. Por ello no debe extrañar que algunas investigaciones tanto nacionales como internacionales, consideran a Bolivia como uno de los países que más impactan al medioambiente por la incineración de espacios verdes.