Azucareros aguardan promulgación de ley para biocombustibles

Los productores del ingenio azucarero Guabirá, uno de los principales de Bolivia, aguardan la promulgación de una ley que permitirá la producción masiva de bioetanol para sustituir la importación de aditivos para gasolina o diésel.

En una rueda de prensa en La Paz, el presidente del directorio del ingenio Guabirá, Mariano Aguilera, aseguró estar “contento” por la aprobación esta semana en el Senado de la ley que permite en el país la producción, venta y mezcla de aditivos de origen vegetal.

Aguilera expresó su confianza en que el presidente del país, Evo Morales, firme la norma en estos días para “inmediatamente hacer los contratos” con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), “comenzar a distribuir” el bioetanol y que la población empiece a usar los combustibles con la nueva mezcla.

Según Aguilera, en una primera etapa YPFB ha demandado a todas las industrias azucareras unos 80 millones de litros de bioetanol para el primer año y posteriormente se verá la posibilidad de aumentar el volumen de forma progresiva.

Al respecto, aseguró que esta venta será de gran ayuda para “un sector cañero que ha sido golpeado duramente este año”, primero por las lluvias y luego por la sequía y el frío.

El empresario resaltó que en este proyecto convergen numerosos intereses públicos y privados, pues por una parte el Estado dejará de importar aditivos para la gasolina y el diésel y también se incentivará a los productores “con un buen precio”.

“Todos ganan y gana el pueblo boliviano, porque va a consumir una gasolina de mejor calidad, mayor octanaje que la que tenemos hoy y no contaminante para el medioambiente”, sostuvo Aguilera.

A su juicio, fue “muy acertada la decisión política, social y económica” que beneficiará “con miles de empleos y miles de millones que se va a ahorrar el país en los próximos años”.

Por su parte, el director de la Unión de Cañeros Guabirá, Víctor Huanca, sostuvo que esta iniciativa supone “un gran apoyo” para los agricultores y en el caso concreto de ese ingenio para los 1.400 cañeros que lo integran.

Huanca subrayó que se les pagará un precio fijo de 72 centavos de dólar por litro puesto en planta, lo que les permite pensar en hacer inversiones seguras.

Situado en el municipio de Montero, en la región de Santa Cruz (este), Guabirá cuenta con 1.670 accionistas, 1.400 trabajadores fabriles y más de 1.526 cañeros.

Aguilera ratificó que el ingenio prevé hacer una inversión de 40 millones de dólares en los próximos dos años, para asumir el “gran reto” de la producción de bioetanol.

“Como empresa ya hemos comenzado a hacer grandes inversiones. Hemos comprado tierras para que los cañeros siembren, hemos comprado la deshidratadora, estamos en el montaje, estamos haciendo tanques, estamos viendo los residuos industriales”, explicó.

Asimismo, agregó que los agricultores de Guabirá han duplicado la superficie de caña que siembran habitualmente, pasando de 4.000 a 9.000 hectáreas, pensando en la producción de azúcar y etanol para el próximo año.

El ingenio ha producido más de 6 millones de litros de etanol que están en sus almacenes, listos para su entrega a YPFB cuando la estatal lo demande, indicó Aguilera.