Banco Central ratifica que no se modificará el tipo de cambio

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, garantizó ayer la estabilidad del tipo de cambio y consideró que no hay necesidad de devaluar la moneda nacional. Encarar un proceso de devaluación -dijo- sería inadecuado y solo beneficiaría a unos cuantos.

“Aquí hay quienes quieren que se devalúe, pero el Banco Central de Bolivia reconoce que no hay necesidad de devaluar y vamos a mantener la política cambiaria tal como está garantizando”, aseguró Ramos durante la Rendición Pública de Cuentas Final 2018.

Según el presidente del BCB, los cálculos del ente emisor dan cuenta que el tipo de cambio en Bolivia está dentro de una franja de equilibrio que evita la sobrevaluación de la moneda nacional.

Ramos puntualizó que el BCB cumplió con el mandato constitucional que se le encomendó, como es el de mantener el poder adquisitivo de la moneda nacional en pro del desarrollo y mejor distribución de los ingresos.

Advirtió que devaluar la moneda nacional en estos momentos traería problemas a la economía, tomando en cuenta que derivaría en un aumento de los costos de producción de las industrias, como ocurrió en países vecinos que depreciaron su moneda.

“Es un error decir que con la devaluación vamos a impulsar la producción. Debemos cuidar la estabilidad, debemos cuidar que el tipo de cambio se mantenga dentro de los límites”, subrayó.

“El BCB garantiza la estabilidad del tipo de cambio ahora y en el futuro porque es la condición dentro de nuestro modelo económico garantizar que el tipo de cambio funcione bien, que no ocurra lo que pasa en otras economías que de pronto devalúan y provocan desajustes tan graves que generan pobreza”, puntualizó.

“Buena salud”

De otra parte, Ramos adelantó, en base a un análisis técnico y financiero de la situación actual del país, que este año la economía cerrará con “buena salud”.

“El desempleo ha disminuido, en suma, en la economía real estamos bien, con buenos datos, y vamos a cerrar bien este año”, remarcó.

Según Ramos, la producción en el país creció este año a un ritmo del 4,61% y todos los factores que impulsaron esa expansión se mantienen fuertes, como la agricultura, los hidrocarburos y la minería.

También señaló que el nivel de reservas internacionales es alto, cerca de 9.000 millones de dólares, lo que garantiza al menos nueve meses de importaciones y el pago, con holgura, de la deuda a corto plazo que tiene el país.

Ramos destacó, además, que la emisión monetaria está en un nivel adecuado, alrededor de 46.000 millones de bolivianos, la liquidez bancaria con 7.000 millones y los depósitos crecen a un ritmo del 5% y los créditos en 12%.

En ese contexto, ratificó la proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto para este año, del 4,7%, gracias al dinamismo de la demanda interna.