“Banda” de los 4 a “pandilla” del TSE

Dr. Javier Albarracín

Quienes analizamos Factores Político Psicosocial de la vida nacional y la praxis de miembros de entes llamados a resguardar la voluntad popular, no calificamos, es el pueblo que, al repudiar la inconducta de servidores públicos, denomina su proceder como anómalo, delictivo, contrario al bien común y a la verdad histórica constitucional.

Durante regímenes de facto, se nombró a dedo a integrantes de la Corte Nacional Electoral, quienes por su accionar fueron denominados como la “Banda de los 4”, obedecían ciegamente al interés de quien los había colocado en el cargo público.

Ni duda quepa hicieron tabla rasa con la Constitución Política del Estado, la Ley Electoral, con cinismo y total inclinación al delito, fraguaron resultados electorales.

Creímos había pasado la “tormenta y torbellino” de los integrantes de la “Banda de los 4”, de funesto recuerdo. Los bolivianos y bolivianas que por exigir el retorno al sistema democrático, sufrimos las consecuencias de confinamiento, destierro, exclusión, durante gobiernos dictatoriales, estábamos equivocados.

El expresidente constitucional Jorge Quiroga Ramírez, recientemente calificó a los integrantes del Tribunal Supremo Electoral, como “la pandilla masista al servicio del Gobierno”.

La mayoría de dirigentes de partidos políticos consideran “que los miembros del TSE no gozan de credibilidad por su obsecuencia partidista”.

La Iglesia católica pone en duda el accionar de dichos miembros porque, en lugar de cumplir en forma inmediata con resultados del 21 F, de hace dos años y nueve meses, sospechosamente fijaron para el 8 de diciembre Resolución sobre dicho Referéndum, la Iglesia pidió se abrogue la Ley de Partidos y en consecuencia quede sin efecto las elecciones primarias.

El TSE cayó en su patraña leguleya, porque en todos los países, repúblicas, Estados, las primarias se las efectúa con dos o más candidaturas internas y de ninguna manera con un solo binomio que se autoproclama, en los hechos significa desconfianza en su militancia, desde esferas del poder político y recursos económicos del Estado, influencias en razón del cargo que ostentan, aseguran su nominación como únicos candidatos.

O como calificaron los dirigentes de los partidos Demócrata y de Unidad Nacional, Rubén Costas y Samuel Doria Medina, los “mesiánicos” se sienten únicos candidatos de oposición y que en torno a ellos deben sumarse los demás, que también desvirtúa las elecciones primarias.

Está claro será un gasto insulso de más de Bs 25.000.000 para “elecciones primarias”. Deben ser suspendidas o de lo contrario abrogarse la Ley de Partidos que no fue consensuada con todos los actores político-sociales de nuestro territorio.

Mejor será destinar esos B 25.000.000 para el sector salud en beneficio de la población, con esa suma podría adquirirse instrumental médico moderno, sofisticado, para atender a enfermos de cáncer.