Bolivia aboga en Mercosur por proteger mercado e industria regional

ABI

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, abogó ayer por la protección del mercado e industria regionales, durante la 52 sesión de la Asamblea del Mercado Común del Sur (Mercosur).

García Linera acudió a la Cumbre en sustitución del presidente de Bolivia, Evo Morales, que se encuentra de viaje en Europa, y en representación de su país, en proceso de adhesión a los miembros del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y con Venezuela suspendida).

El Mercosur debe saber seleccionar cómo proteger su propio mercado, sus propias industrias y, a la vez, cómo abrirlas e incentivarlas, sostuvo el vicemandatario en el cónclave celebrado en el Centro de Convenciones de la Conmebol, en la ciudad paraguaya de Luque.

Ningún país va a crecer, en las siguientes décadas, solo con proteccionismo o solo con libre comercio, afirmó García Linera, citado aquí por informativos locales.

El vicepresidente también se refirió a la situación del comercio 2mundial, sobre lo cual comentó que el crecimiento en relación con el Producto Interno Bruto mundial muestra que los flujos de capital se redujeron a una tercera parte, por tercer año consecutivo.

Señaló, además, que es preciso que el Mercosur confíe en los procesos de integración y dé una mirada regional en el contexto planetario, para que se trabaje en los mercados internos regionales.

García Linera expresó que es necesario apostar a intensificar estas medidas sin perder de vista lo que ocurre en otros continentes.

En estos períodos de crisis y de incertidumbre mundial, hay que confiar en una mayor integración de nuestros mercados y en la creación de cadenas de valor regional. Es mucho más fácil exportar materia prima y es mucho más complicado generar procesos de industrialización regional, enfatizó.

Por otro lado, el alto funcionario boliviano alertó que el mundo asiste a un caos planetario en el que se presenta una guerra comercial generalizada entre los países del orbe, la cual afectará a las naciones de América del Sur.

Asimismo, añadió que es preciso respetar la autodeterminación de cada una de las naciones y que no se debe fomentar medidas de intervención en el destino de otro país.

De romperse ese principio de los Estados modernos, con el tiempo, se puede llegar a ser víctima de esa injerencia, acotó.

La autoridad abogó por trabajar medidas humanitarias y económicas que permitan mitigar la situación que atraviesan diversas regiones del continente, ‘pero siempre respetando la autodeterminación de cada Estado’.

En la 52 sesión de la Asamblea del Mercosur, también participaron los presidentes de Paraguay, como anfitrión, Horacio Cartes; de Brasil, Michel Temer; de Uruguay, Tabaré Vázquez; y la vicepresidenta de Argentina, Gabriela Michetti, los miembros plenos.

Los acuerdos comerciales han sido el tema central de la LII Cumbre de Presidentes del Mercosur, celebrada ayer en el Gran Asunción, que ha girado del contenido político al económico.

Durante este encuentro, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, cedió el testigo de la presidencia pro témpore del Mercosur a su homólogo de Uruguay, Tabaré Vázquez, que ostentará el cargo durante la segunda parte del año.

Bolivia está en proceso de adhesión al bloque sudamericano, desde el acuerdo suscrito en 2017.